Ayuda! Cuanto más ayudas doy al caballo, menos responde!

Aside

This entry is part 30 of 30 in the series Misión re-posicionamiento a caballo

A caballo Menos es Más…

Supongo que ya habré dicho alguna vez que me gusta mi trabajo…

Un fin de semana más de curso y unos días más de satisfacción de haber cumplido mi deber. Las sonrisas en la cara de un jinete al que estamos ayudando cuando de repente se hace un “clic” y la ola de auto-confianza que ese clic produce en ese jinete provoca una sensación en él mismo y los demás que están asistiendo, que no tiene precio.

Es muy difícil cambiar cuando tenemos vicios adquiridos, cuando tenemos ideas mezcladas, cuando siempre nos han dicho que debemos hacer mucho para que un caballo reaccione. Hace falta ese clic para empezar a ver que realmente se puede confiar en que haciendo menos podemos provocar una respuesta mucho más positiva en el caballo.

El caballo es sensible. No hay ninguna duda de eso. Cuando se bloquea emocionalmente, parece que se vuelve insensible. Cuando nosotros actuamos en exceso, nos volvemos insensibles nosotros y bloqueamos al caballo emocionalmente que luego nos bloquea a nosotros…¿Te suena? A mí sí.

Para solucionar un problema de, le llamaremos “bloqueo del binomio”, tenemos dos opciones:

  • Desbloquear al caballo primero para que el jinete sienta que el caballo está desbloqueado, se desbloquee él también y pueda aprender a utilizar la herramienta necesaria para desbloquear al caballo en el futuro.
  • Desbloquear al jinete primero y luego desbloquear al caballo. Cuando somos nosotros, debemos tener alguna experiencia para poder disociarnos del problema (si no te has leído el libro, te recomiendo el capítulo tres donde hablamos de esto) y actuar sobre el bloqueo del caballo. Cuando son otros jinetes que están bloqueados la cosa puede ser un poco más complicada y demorada.

Cuando desbloqueamos al caballo, en la mayoría de casos necesitamos  aplicar pequeñas correcciones en el momento oportuno, de forma eficaz y las repeticiones necesarias hasta que el bloqueo desaparezca.

Para desbloquear al jinete, necesitamos que éste sepa y tenga confianza en que es posible hacerlo de forma diferente de la que ha estado haciendo hasta ahora sin grandes resultados.  Es necesario que se vuelva consciente de su error, lo acepte y se predisponga a cambiar. Precisamente la misión de Equierrores 🙂

A veces es necesario que alguien se monte para demostrarlo. Y este fin de semana ha sido el caso. Así lo hemos hecho. Jinetes y caballos desbloqueados emocionalmente, hemos podido avanzar en nuestro trabajo de asiento y trabajo físico de los caballos. Y la sonrisa de quienes lograron solucionar sus problemas fue para mí una de las grandes alegrías del fin de semana (junto con la nieve que hacía mucho que no veía :)).

Este fin de semana hemos tratado de varias cosas:

  • Vimos los avances de los alumnos habituales como resultado de sus deberes
  • Solucionamos un problema de querencia de un caballo que se plantaba al salir de casa
  • Seguimos trabajando el asiento con quienes tenían deberes
  • Empezamos a trabajar en el asiento de los alumnos nuevos, dejando deberes para el próximo curso (¡que será en breve!)

(pincha en las imágenes para verlas mejor)

Indi ha mejorado muchísimo!

En la imagen vemos al caballo Norton, un cielo de caballo, ya mayor pero con muy buena salud, sociable y muy muy buena cabeza, que llevaba meses en un bloqueo con su dueña en el momento de ir por caminos que no lleven a casa…

Identificamos el momento justo en el que el caballo se bloqueaba y logramos darle la seguridad y la comodidad necesaria una vez tomó la decisión adecuada.

El tacto de Virginia ayudó mucho a que aprendiera a identificar el momento de suavizar la mano para que todo fuera seguido y también logró el mismo resultado con Norton.

A Trasto le viene de fábula esto de hacer un poco menos y más eficaz

Tiempo para hacer el ganso hay siempre en los cursos 🙂 Las risas y buen ambiente son ya una tradición 🙂

Muchas gracias al Centro Hípico El Cerrillo por la hospitalidad!¡En breve daremos noticias del próximo curso!!

Efectos del trabajo pie a tierra y de la confianza con mi caballo. Vídeo sobre el trabajo y opinión veterinaria

This entry is part 15 of 15 in the series ¡Ayuda!

 

“Hola Monique,

Tu yo sabemos del grandísimo avance que ha tenido Trasto en su confianza hacia las personas, te cuento la situación vivida el sábado.

Volvíamos de paseo a la hípica y ya en el aparcamiento me quedé charlando con un amigo. El caballo suele irse hacia atrás para mantener distancia, pero esta vez no lo hizo puesto que le conoce. Nos quedamos charlando un ratito y mi amigo seguía acariciándole la cara, en un momento dado, le sujetó un poco el mosquero y el caballo reaccionó echando la cabeza hacia atrás. Resultado: se le sale la cabezada y se le queda colgando de la boca con el hierro. Ante lo inusual de la situación empezó a ponerse nervioso y a moverse dando vueltas (no los giros rápidos que suele dar, afortunadamente).

En ese momento mi pensamiento fue “¿y ahora cómo me bajo? Porque esto irá a más”. Lo primero que me vino a la mente fue sacar los estribos de los pies y saltar, pero francamente me imaginé cayendo de culo a los pies de mi  caballo mientras se asustaba todavía más. Por instinto decidí agarrarme a un gran mechón de crin y empezar a tranquilizarlo.  ¡Magia!, a los cinco segundos el caballo quedó parado y me bajé normalmente.

Excepto las personas que lo vieron y tú que le conoces, creo que nadie imagina realmente lo que ha supuesto esta reacción en este caballo. Gracias.”

Estos mensajes transforman todas mis dudas e inquietudes en motivos para continuar con lo que estoy haciendo: ayudar a las personas con sus caballos, mejorar la comunicación entre jinetes y caballos.

La misión de Equierrores es ayudar a que todos podamos disfrutar de la equitación sin importar disciplina ni nivel. ¿Cómo lo conseguimos? mejorando la comunicación con nuestros caballos y sensibilizando a los jinetes de que cualquier falta de entendimiento o conflicto con nuestro caballo, es una oportunidad para demostrar nuestra capacidad para ser sus líderes. No basta con la inteligencia y el razonamiento, necesitamos la capacidad de interpretar lo que el caballo nos transmite, escuchándolo y sintiéndolo.

En el caso de Trasto y su propietaria Ángeles, estamos haciendo un trabajo de gestión de conflictos a nivel emocional para conseguir un caballo equilibrado. Al trabajar con ejercicios específicos para mejorar su musculatura y movimientos tanto pie a tierra como montado también estamos consiguiendo acabar de establecer el equilibrio emocional en este caballo (tan fino de carácter).

En el siguiente video veremos la opinión de su veterinario Carlos Murube y un resumen del trabajo y los avances conseguidos con Trasto. Esperamos te sea útil. Puedes dejar tu opinión en los comentarios 😉

Montar potra de 3 años por primera vez, 7 días de trabajo

This entry is part 4 of 4 in the series Trabajando caballos

Ponerle la silla a un potro es lo de menos, si todo lo demás está bien hecho. Esta potra de Marta Paguina, propietaria del Centro Hípico Mas Paguina en l´ Estartit (Gerona) , con tres años, a pesar de que ya la habían tocado y dado algo de cuerda, poco se había hecho con ella a no ser lo normal en esta casa, buenas madres, buen trato, sentido común, y una vez desmamados se juntan con grupos de potros de otras edades para socializar.

Durante dos semanas, le dimos 7 sesiones que grabamos en vídeo para comprobar los resultados del trabajo de base. El primer día vimos la naturaleza de la yegua y logramos hacer un diagnóstico sobre como era la yegua analizando también lo que nos dijeron sobre ella:

Continue reading

¿Qué debemos trabajar con caballos asustadizos?

This entry is part 2 of 4 in the series Mi caballo se asusta

Esta publicación viene a raíz de la publicación que hemos compartido en facebook:

Este es el vídeo

El motorista tiene lo básico para ser un buen jinete: entiende a los caballos y a las personas que montan a caballo.

Aquí hablaremos un poco del trabajo de condicionamiento que podemos hacer con nuestros caballos. Es una herramienta fantástica: Condicionamos al caballo a una reacción nuestra, tal como lo podemos condicionar a la palabra “galope” para empezar a galopar, podemos  condicionarlo a nuestra relajación para que se relaje en momentos de supuesto peligro para él… ¿Habías pensado en esto alguna vez?

En el capítulo 4 del libro hablo de ello mediante un ejemplo muy claro de dos situaciones en las que el caballo se asusta de un perro y cómo las diferentes actitudes del jinete pueden despertar unas u otras reacciones en el caballo y su por qué. Si de todo el libro te llevas esa clara imagen de cómo repercutimos en la actitud de nuestros caballos, me quedo muy satisfecha porque habrás aprendido algo muy básico pero a la vez muy ignorado y muy muy importante, que te ayudará a  cambiar muchas cosas en la comunicación con tus caballos. Lo puedes adquirir aquí:

Ante una situación que le parece peligrosa al caballo (pero no supone real peligro para el caballo ni para el jinete), debemos condicionarle para que se relaje cuando el jinete se relaja. Una de las cosas que no solemos tener en cuenta, es que nuestra actitud ante los “peligros” para el caballo es la que muchas veces estropea su confianza. Con caballos perfectamente educados no, pero no solemos tener caballos perfectamente domados así que hay que ser realistas. Uno de los primeros vídeos que se grabaron en Equierrores es uno de los más vistos y realmente explica esto mismo.

Recordemos:

Claro que este trabajo de campo debe ser complementado con trabajo pie a tierra de condicionamiento, sobre todo en caballos: que son realmente asustadizos, no atienden al jinete porque no están enseñados a hacerlo, tienen algunos traumas de confianza con el humano y/o simplemente están acostumbrados a hacer lo que les da la gana (que también provoca inseguridades). Siempre vale la pena recordar que si queremos transmitir confianza a nuestros caballos cuando estemos montados, necesitamos un asiento que no nos desequilibre cuando el caballo tiene reacciones de susto además de la capacidad de dar ayudas de forma independiente las unas de las otras. Caso contrario, será un gran lío. Puedes contratar el servicio de comentar vídeos si ves que tienes problemas en este sentido:

En el caso del vídeo siguiente donde se ve la reacción del caballo con un plástico ‘antes’ y ‘después’ pasando por encima del mismo, utilizamos el plástico para que el caballo confíe en quien está al mando.

Todo tipo de trabajo, siempre que bien hecho y basado en los principios del sentido común y de la presión-relajación con la que ellos aprenden, es válido para condicionar a un caballo a responder a nuestra actitud. Se  utiliza el mismo trabajo de condicionamiento, por ejemplo en medio de una combinación difícil de saltos donde el caballo debe mantenerse firme pero relajado,  el salto del agua, ejercicios de doma como los cambios de pie, por ejemplo, donde el caballo debe permanecer atento pero relajado para atender a las órdenes del jinete, pasar un río,  estar cerca, detrás, en medio o adelantar a otros caballos dentro una carrera, o un simple pajarito que se ha movido como en el caso del vídeo anterior.

Aprovecho para decir que el caballo del vídeo anterior, al principio, si veía caballos al fondo del camino se ponía de manos y se quedaba sentado en el suelo o se caía hacia atrás, y si le pasaba una moto, coche, camión cerca haciendo ruido se daba la vuelta y se tiraba por donde fuese necesario para huir. Sigue siendo un caballo algo “preocupado” con el entorno, pero gracias a una combinación de trabajo pie a tierra y montado, se ha vuelto mucho más controlable y sobre todo mucho más atento a mis reacciones. Ya no se da la vuelta, y se agradece 🙂

El trabajo empieza por el momento en el que le enseñamos pie a tierra que pueden y deben confiar en nuestras reacciones, sobre todo a caballos difíciles y finos de carácter, luego montarlos es muchísimo más fácil. Siempre es mejor trabajar de menos a más, es decir, de menor a mayor dificultad y no al revés, ¿verdad?

El manejo y doma de un potro debería ser precisamente éste, mucho antes de ponerle la silla a un potro.  Está más que probado que si se le hace este tipo de trabajo a un potro, montarlo es la parte más fácil. Teniendo en cuenta que el 80 por ciento de los caballos no fueron empezados así, nos quedamos con una idea de qué tipo de trabajo necesitan más esos caballos que tanto se asustan de todo.

Si utilizamos las técnicas y el timing adecuado, el caballo acaba por aprender de nuestro estado de relajación. Si relajamos cuando pasa cerca de algo que se asusta y presionamos cuando se apartan, acaban por entender que lo que les asusta nos provoca a nosotros relajación y por lo tanto ellos reaccionarán.

Evidentemente, luego hay que equilibrar las cosas para que no se acaben estresando al apartarse del objeto que asusta y sólo se relajen cerca de él. En el equilibrio está el sentido común 😉

Veamos el resultado de este trabajo con Indi que parece que cada vez se va asustando de más cosas (cuando va con su jinete por el campo) y hay que tomar medidas para que su jinete no acabe en el suelo. Una de ellas fue precisamente el trabajo del que hablamos:

En uno de los cursos trabajamos su miedo a las motos con especial dedicación:


Durante estos cursos, el objetivo principal es ayudarte a entender las herramientas básicas que te doy para que mejores la comunicación con tu caballo durante el trabajo sea en la disciplina que sea y me encanta que acabes el fin de semana con cosas nuevas en que pensar y trabajar con tu caballo 😉

Estamos preparando un curso donde trabajaremos contigo dos temas esenciales en la equitación para cualquier disciplina que estés practicando:

1- Doma básica del caballo y trabajo pie a tierra:

Te daremos todas las bases para el trabajo pie a tierra, hablaremos sobre la naturaleza del caballo, lenguaje corporal que debemos utilizar con ellos, y cómo condicionar a los caballos a estar tranquilos durante el trabajo. Jose Luis Serradilla, especialista en adaptar la educación de un caballo a su naturaleza, te ayudará a solucionar problemas que puedas tener con tu caballo como subir al remolque, pasar por el agua, o simplemente mejorar tu comunicación pie a tierra con tu caballo de forma a que responda a la presión relajación de tu cuerpo durante el trabajo.

2- Trabajo de asiento del jinete y el trabajo básico de relajación y flexibilización del caballo montado.

Esta parte la daré yo misma donde te podré ayudar con todos los problemas que tengas con tu caballo y haré un repaso exhaustivo a tu posición y asiento a caballo para que puedas mejorar la independencia y aplicación de las ayudas logrando que el caballo te responda de forma inmediata eliminando resistencias.

El curso se impartirá en la Yeguada La Santa en Plasencia, estamos pendientes de confirmar la fecha. Si quieres recibir la fecha en primera mano, por favor contacta aquí . Las plazas con caballo son limitadas, pero de oyentes no hay problema.