Preguntas y respuestas: Llevamos al potro a domar, ¿cuanto tiempo tardará?

This entry is part 2 of 7 in the series Preguntas y respuestas

IM_PST_GR_tenemos_un_potro_y_ahora_qué

Esta semana respondo a otra pregunta que nos ha hecho otro seguidor del blog Lorenzo del Pozo, ¡Gracias por comentar Lorenzo, este post va dedicado a ti 🙂

Es una pregunta interesante, y voy a intentar responder con la mayor franqueza que pueda y espero lograr responder a todo el que se encuentra en la misma situación.

Llevamos al potro a domar, ¿Cuánto tiempo tardará?

Existen dos períodos de tiempo que debes tener en cuenta cuando se trata de la doma de un potro:

  1. el tiempo que tarda el domador
  2. el tiempo que tardas tú o quien lo vaya a montar en el futuro, a adaptarse al potro y a seguir con el trabajo y normas establecidas por el domador para que el coste de los honorarios del domador no sean en vano al poco tiempo de tenerlo en casa

Voy a intentar explicar un poquito lo que tu potro  necesita  de quien le vaya a domar para que

  • te ayude a elegir el tipo de persona que quieres contratar para que eduque a tu potro (en caso de que no lo hayas decidido todavía)
  • puedas educarlo con el riesgo mínimo de que te haga daño, o de que le hagas daño, que creo que es lo más importante y
  • para que puedas estimar el tiempo que va a tardar la doma básica de tu potro y el tiempo de tu adaptación o de quien lo vaya a montar según la experiencia

Tu potro necesita una educación básica y para ello necesita cinco cosas esenciales de quien se la vaya a dar:

1- Que sepa distinguir cuando el caballo está tenso o relajado interpretando sus señales. Dependiendo de la experiencia de quien lo eduque, puede tardar minutos, horas, días, semanas…

2- Que entienda el tipo de caballo que tienes, y el tipo de carácter que tiene para que se le pueda adaptar las actitudes a su forma de aprender. Alguien con experiencia verá esto en muy poco tiempo, muchas veces, a pocas horas, o días de haber llegado a las manos del domador, ya habrá demostrado el tipo de caballo que es.

3- Que sea consciente de sus propios movimientos y sus emociones negativas (miedo, rabia, frustración hacia el potro cuando no responde, etc..) para que las pueda gestionar, reforzando las emociones positivas (ganas de avanzar, voluntad de mejorar y de entenderse con el potro cooperando con él y aprovechando los buenos momentos que pasan juntos). El tiempo que lleve esta parte, tendrá que ver con la experiencia y vocación del profesional. Un buen profesional no necesita demasiado tiempo para auto-dominarse pues ya lo habrá practicado con tantos caballos que verá sus actitudes negativas como algo objetivo y pasajero.

4- Que sea consciente del tipo de tensión que muestre el potro ante situaciones nuevas, es decir, si es negativa (miedo), logrando encontrar soluciones para disipar esa tensión y canalizarla hacia el trabajo positivo y cooperativo con su educador .

5- Repetir lo que produce una actitud positiva y de cooperación del potro con el educador. Repetirlo las veces que haga falta hasta que se haga una costumbre y entienda lo que se pretende de ella. El tiempo que lleve hasta formar una costumbre para la educación básica dependerá de la capacidad del educador para cumplir con este paso, la capacidad de aprendizaje del animal y del pasado del mismo.

Estas cinco cosas básicas, son las que el educador, necesita dominar para poder educar a tu potro. La parte técnica de ponerle la montura, darle cuerda, muscularlo, subirse, trabajar de una manera o de otra, salir al campo, etc, se hará dependiendo de la evolución en los cinco pasos que te describo arriba.

Después de haber logrado con éxito un potro que confia y respeta a su educador, te tendrá que explicar cómo proceder con él para que sigas con el trabajo. Unos tardan más, otros menos, depende de la experiencia de quien educa, del tiempo que le dedique, del trato que ha tenido el potro antes de llegar a las manos de quien educa y luego depende de tí y de tus capacidades de mantener el trabajo hecho por el educador y de tu experiencia previa.

El tiempo que tarde el domador….depende de la experiencia que tenga, del tipo de trato que ha tenido el potro antes de llegar a sus manos y sobre todo de sus principios como caballista. Es importante conocer muy bien el recorrido de trabajo de quien contrates, saber si ha desbravado más potros, cómo son estos potros, qué resultados ha obtenido y el tiempo medio que ha tardado en hacer su trabajo. Por lo demás, si confías en él, tienes que darle confianza en su trabajo, dejarlo trabajar e interferir lo menos posible. No exigirle tiempo, pero sí pedirle una estimativa a los pocos días de haber empezado con él y volver a pedírselo después de las primeras montas. Digo estimativa porque no es matemático y el tiempo que te diga el domador, añádele una o dos semanas más por si acaso.

Lo que sí puedes controlar es el tiempo que tardes tú en adaptarte a tu potro, y para eso, cuanto más aprendas sobre los pasos que te describo arriba, más tiempo ahorrarás cuando llegue el momento.

Para que empieces a ahorrar tiempo en la parte que está bajo tu control,   puedes hacer varias cosas:

  1. Seguir por el blog, que por aquí te ayudaremos en lo que podamos 🙂
  2. Descargarte la Guía con 15 Normas Esenciales de Educación Equina gratis que te regalamos al suscribir. Te ayudarán luego,  a mantener a tu potro en orden
  3. Descargarte el libro “Cómo ganar la confianza de un caballo en 5 pasos” donde precisamente describe los pasos que he puesto arriba con todo detalle. Te garantizo que será una de las mejores inversiones que hayas podido hacer en tu potro, una vez te lo hayas leído 🙂

Si optas por el libro, te recuerdo que puedes pedir un fragmento del libro gratis aquí

Deja tu comentario, tu duda, tu experiencia, que no nos cansamos de leer 🙂 Acuérdate de marcar la casilla “notify me of new comments” para que no te pierdas nuestras respuestas.

Si es la primera vez que lees este blog, te invito a que empieces por el principio de todo, pincha aquí o pásate por la pagina Rutas por el blog.

 

 

 

 

Series Navigation<< A un potro que tiene miedo, ¿cómo le enseño el respeto por el espacio?Preguntas y respuestas: Desde hace un tiempo que parece que cuanto más monto a caballo, menos sé…¿Por qué? >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *