He recibido la carta de un caballo

Logotipodefinitivo_amaño_email20130508

He recibido una carta de un caballo que acaba de llegar a un sitio llamado La Bruguera y me ha pedido que la comparta contigo que me estás leyendo:

“Hoy me han llevado a un sitio maravilloso. Te cuento. Mi dueña necesitaba descansar, pues el estrés del trabajo y los estudios la han dejado un poco tensa y eso a mí me deja triste, cansado y tenso también. Es así como funcionamos los caballos, vivimos en función de quien nos cuida y monta y pasamos a ser uno con ellos. Si están alegres y relajados, lo estaremos también, y si están estresados y malhumorados, ése será nuestro estado de ánimo  y aunque nos esforcemos en proporcionarles buenos momentos… este esfuerzo no se percibe por nuestros dueños de lo ensimismados que están.

Mi dueña, es diferente. Ella se da cuenta que  no está demasiado relajada y no quiere que yo esté como ella. Entonces, ha decidido llevarme a un paraíso para descansar mientras ella también se va a cambiar de aires. No me va a dejar aquí para siempre porque estoy en plena forma y todavía no tengo edad para que me retiren,  aunque, ahora que he llegado a este sitio encantador le pido a Dios y a mi dueña que cuando llegue mi hora me deje aquí con todos los demás caballos que aquí viven retirados y recuperándose de lesiones. ¡Parecen tan felices! ¡Y la gente es tan simpática!

La propietaria de este sitio es la pera, se ríe con todos los que vienen, les deja a gusto y, ¿sabes qué más? Noto que no se quieren ir de aquí, una vez llegan,  ¡se quieren quedar! Mira, para que veas, mi dueña ha dicho hace un ratito que se iba pero la propietaria  la ha convencido para que me monte en la pista hoy  y que me lleve a pasear por este bosque sin fin que hay aquí alrededor. ¡Qué suerte que la haya convencido porque ya me ha dicho que iba a venir dos días más antes de irse de vacaciones, fíjate, que acaba de llegar y ya la noto más tranquila!

Te cuento un secreto sobre mi dueña: no entiende de cabezadas ni de material para caballos y jinetes, es un “defectillo” que tiene. No me importa demasiado pero a veces voy bastante incómodo con las cosas que me compra.  Me ha sorprendido lo mucho que sabe la propietaria de este lugar sobre material. Durante el tiempo que mi dueña ha tardado en prepararme, le ha explicado una serie de cosas que a mi me vendrán de perlas, porque esa cabezada que llevo desde hace dos años no me deja trabajar decentemente. Me molesta su cuero, el color no sé de donde lo han sacado y mis protectores no protegen gran cosa, aunque no me quejo demasiado ya que por lo demás tengo una dueña maravillosa y, todo se aprende, ¿no?

Sabes,  la pista es grande,  me gusta pisarla y galopar sobre ella, es cómoda y flexible, no sé cómo explicarlo. ¿Lo mejor de la pista? Bueno, hay muchas cosas que son lo mejor aquí en este lugar, pero lo que a mí más me gusta? La vista que tiene sobre los Pirineos, ¡qué lujo! Me los imagino en invierno, nevados. Así da gusto trabajar, quiero trabajar aquí todos los días, estoy seguro que en este lugar podré dar lo mejor e mi!

Qué pena que mi dueña me lleve de vuelta cuando las vacaciones acaben porque al final, parece que esto no es solo para caballos retirados o de descanso.

Hay otro chico montando y la yegua  que monta está  contenta. No me ha podido decir mucho porque a la hora de trabajar no nos podemos distraer, pero en uno de los respiros que nos han dado y mientras disfrutábamos los dos de la espectacular vista, me comentó que está saltando pruebas de 1,30 y las está ganando. Le buscan nuevo dueño, si la quieres ver lo puedes hacer aquí. En breve hablaré un poco más con ella y le sacaré unas fotos para que la conozcas mejor, ok? (¡Pssst! Aquí entre nosotros, qué yeguas más guapas hay por aquí, pfff suerte que no tengo que escoger y puedo ir pasando un poco de mi tiempo con cada una de ellas!) Me ha dicho que mañana a lo mejor me toca trabajar con este chico cuando salga de su trabajo. Dice que es abogado, así que, además de montar bien, ¡sabe de leyes!  Creo que es el jefe. Parece simpático, no habla demasiado pero cuando las suelta te caes de culo 🙂 Es tranquilo e impone  respeto, aun sin ser muy alto ni grande, ni rabioso ni nada de eso que mucha gente cree que hay que ser para merecer el respeto de los demás. No, la tranquilidad, la sabiduría, experiencia y capacidad de observar de quien trata con nosotros es lo que nos hace respetar al hombre y nos lleva a cumplir las normas que nos exigen para la convivencia segura con ellos. A mí me gusta eso en este chico y aunque llevo poco rato cerca, me transmite que sabe lo que hace y yo necesitaré su tranquilidad pues soy un caballo de ciudad. Espero que me comprenda, ya que tengo la boca sensible y soy un poco respondón cuando no me entienden.

La propietaria está dando clase a un chico con un pony.  ¡Qué caso le hace el niño! Bueno, normal, los saltos del recorrido de la pista están a 1,30 y el choricito con cuatro patas me llega casi donde empieza mi sudadero así que, ¡si no le hace caso a la jefa, la cosa se podría poner fea!  El chico compite en salto. Y dicen que es bueno, tal como los otros críos que la jefa se lleva de concurso por ahí. Creo que ya han hecho varios internacionales y nacionales grandes con excelentes resultados.  Ella es fabulosa entrenando ponys, por suerte,  no es demasiado alta para montarlos y tiene una sensibilidad especial para entenderlos y ponerlos en orden, sabes que los ponys son aquellos chiquititos que si no se les dicta muy bien las normas que tienen que seguir a rajatabla, abusan a lo grande, ya te lo digo yo, que yo soy Francés y he vivido con esos renacuajos en el campo durante 3 años antes de irme a vivir a la ciudad.

Me  habían dicho por ahí, que no hay nada como un buen profesor aunque yo no me lo acababa de creer pero me ha dicho el crack del pony que él y los padres del chaval están súper contentos porque el niño era algo problemático, daba unas guerritas a los padres y la jefa lo pone centrado. Con ella, el niño se deja de tonterías, suaviza el mal humor, la mano y hace lo que tiene que hacer. Qué suerte tiene el niño de tenerla a ella. Así da gusto ver a los profesores.

¿Sabías que un profesor no sólo enseña a montar a caballo? También es un poco psicólogo, amigo, madre, colega, perito en escoger el caballo ideal para cada alumno, nos ayudan  trabajándonos para que nos pongamos cómodos y flexibles y logremos sacar lo mejor que tienen los alumnos que nos montan en competición. Sobre todo, tiene que ser un buen líder que se hace respetar y un jinete con experiencia  que ya ha ha perdido la cuenta de los caballos que ha puesto y trabajado en su vida.

¡La jefa es todo eso y mucho más! Y tiene más alumnos que montan divinamente pero ahora mismo no están. Los caballos sí están y todos hablan bien de sus jinetes. Alguno se queja de que su jinete no es demasiado flexible y a veces un poco duro de mano, pero me han dicho que en unos días, viene una chica que está empeñada en  un proyecto para un programa de reposicionamiento a caballo y puede echar un cable en esta parte. Creo que es muy amiga de la jefa y me ha dicho Paco (el perro) que ellas dos han trabajado  con un jinete olímpico que viene de vez en cuando a dar un apretón aquí a todos los jinetes, caballos y profesores, ¡hasta los gatitos que hay aquí para los ratones se ponen firmes cuando lo ven llegar :)!, aunque es muy gracioso y sabe mucho de caballos. ¡Es uno  más que cuando viene no se quiere ir!

Suena bien lo de un programa de reposición del jinete a caballo, siendo eficaz,  sería un avance  para nuestro bienestar, le deseo suerte, porque hay cada saco de patatas por ahí montando que me dan pena mis compañeros.  Mi dueña no, mi dueña tiene una posición que no me molesta en absoluto, es como si no llevara a nadie encima.  Y en este sitio, ya me han dicho que los sacos de patatas, se guardan bajo llave y lejos de los caballos a no ser que estén obsesionados con mejorar su postura.

He estado hablando con una potra guapísima que hay en la cuadra, ¡buah!, espero que me saquen a pasear junto a ella, pues quiero conocerla mejor 🙂 y puede que me enseñe a saltar porque parece que tiene muelles por pies. Bueno, también tiene un buen culito pero no viene al caso.  Ella dice que están preñando yeguas con algunos de los mejores sementales de Europa y tienen a un especialista en sementales que conoce a “la créme de la créme” que hay por el mundo, lo sabe todo sobre líneas de caballos de doma, salto y completo!

Hablando de completo, hay aquí un chico que monta muy bien que corre completo, menuda locura, yo no me atrevo pero la yegua que se lleva a las pruebas, además de ser un bombón, tiene un coraje y una cabecita que da gusto,  es la envidia de muchos, aunque no de esta casa, aquí nadie es envidioso y todos tienen sus cualidades y defectos siendo  las cualidades siempre apreciadas para que crezcan y mejoren.   Juntos se están clasificando para grandes pruebas y grandes campeonatos. El chico está metido con todo lo que tiene que ver con los cursos técnicos de equitación y esas cosas de las que yo no entiendo nada, pero sé que hacen falta. Creo que el conjunto promete futuro.

Pasando por uno de los padocks he visto a una yegüita que me ha sorprendido lo mona que es y no he resistido charlar un poco también con ella. ¡Me ha dicho que su dueño es un juez de doma! Seguro que tiene ojo para ver si tengo cualidades para seguir con este tema de la doma clasica, ya que mi dueña insiste en ello, le gusta y quiere competir aunque a mi me han criado para saltar. A lo mejor me enseña unos truquitos para disimular mis fallos en concurso:)

No te he hablado de los campos grandes de retiro y descanso, cuando he llegado me he fijado que había unas yeguas en un grupito a lo lejos, que parecen de lo más cotillas, seguro que me explicarán todo lo que necesito saber en muy poco tiempo :), pero no sé si me quiero acercar demasiado, a mí que me pongan en un campo a parte, que no me fío yo de tanta yegua junta y me las tendré que camelar con más calma. Hay una, que cuando la ví acercarse con ese aire de mandona, casi se me cae el pelo.

Me falta mencionar la comida fabulosa que me han servido nada más llegar, el trato del mozo que nos ha tocado que en suerte es tranquilo, competente, sabe lo que hace y pone mucha dedicación. Los dueños de esto muchas veces también tratan y  cuidan, sobre todo cuando hay enfermedades o lesiones….Me han dicho que cuando alguien se hace daño, esto es como una enfermería, tienen de todo y la caja de primeros auxilios está siempre a mano, porque esta finca queda un poquito lejos de la carretera con lo cual nos tienen que asegurar los primeros cuidados antes de que lleguen los veterinarios.  Además,  por lo que me dicen, aquí todos saben lo que hacen y en mejores manos no podemos estar.

La yegua del tercer box a la derecha, una holandesita morena con buena pinta me ha dicho que en invierno hace frío, pero que entre esquilados,  un montón de mantas y edredones mantienen a todos los que están en trabajo en plena forma. Su dueña parece que la quiere mucho y que la monta muy bien, aunque está estudiando mucho y me ha dicho que tiene un poquito de miedo que cuando acabe de estudiar tanto no tenga tiempo para ella. De todas maneras no cree que deje de montar porque montar y encima aquí en este lugar,  le refresca las ideas y la vuelve más sensible, creo que eso mantiene un equilibrio sano en su cabeza.

Todo esto lo he aprendido desde que llegué aquí y sólo llevo unas horas. La cosa promete.

¡Hasta Pepe y Paco, los perros que cuidan esto son los perros más felices del mundo!

Sólo hay una cosa que me preocupa….La llegada del día de irnos de este lugar…Por favor, te pido que compartas esto para que convenzcan a mi dueña a que me deje quedar por aquí y que además, me traigan más amiguitas, sobretodo amiguitas guapas y listas y amigos sabios que me enseñen muchas cosas”

🙂

Para que veas que no te engaño, he enviado algunas fotos del lugar…

Me han ofrecido la posibilidad de continuar con la misión de Equierrores sobre el “Reposicionamiento a caballo”, y seguir trabajando en el programa,  en un auténtico paraíso cerca de Girona llamado La Bruguera. Todo un honor, poder trabajar en casa de unos amigos fantásticos, jinetes excepcionales,  preparadores de caballos y jinetes de competición sin igual. En esta casa dedican su alma a los que por allí pasan, que gozan de una hospitalidad sin comparación, un ambiente de relax, risas y estabilidad emocional tal, que uno cuando se va, ya tiene ganas de volver y cuando vuelve, las ganas son de quedarse para siempre.

Ponte en contacto conmigo o con La Bruguera, (les puedes decir que vienes de Equierrores 🙂 ) si necesitas un lugar para retirar a tu caballo, que tu caballo descanse, quede trabajado y en excelentes manos mientras te vas de vacaciones o no puedes estar por él o quieres que te enviemos información de los clínics de reposicionamiento y trabajo de reequilibrio para tu caballo que se irán impartiendo.

Ya sabes, ¡compárte esto que nuestro amigo quiere conocer más gente! 🙂

One thought on “He recibido la carta de un caballo

Leave a Reply to cursos brigada de evacuacion Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *