Cuando nuestro equilibrio a caballo es correcto

This entry is part 20 of 29 in the series Misión re-posicionamiento a caballo

IM_Antes_DespuesAlvaro01

En la imagen vemos la diferencia entre el jinete que no está sincronía con el equilibrio del caballo y el que sí lo está. La posición no es la ideal en la segunda foto porque los hombros hacia delante echan peso hacia las espaldas del caballo impidiendo que éste levante y avance las manos para luego avanzar bien hacia delante con todo el cuerpo, pero una cosa es cierta, si no mejoramos primero nuestra capacidad de “sujetar” y mantener nuestro peso encima de la línea de equilibrio del caballo, lo que hagan o no nuestros hombros será irrelevante, porque tal como el resto de nuestro cuerpo,  estarán trabajando siempre mal. Si estamos en equilibrio con el caballo y logramos mantenerlo con nuestro asiento flexible pero firme encima del caballo,  transmitimos ligereza al caballo y éste lo agradece. La colocación de los hombros viene después de este paso, porque su mala influencia sobre el equilibrio del caballo es bastante menor que si no vamos en equlíbrio.

Como siempre, empezar a correr sin saber caminar no nos lleva demasiado lejos 🙂

Los beneficios para el jinete son evidentes cuando llevamos el equilibrio junto con el del caballo, pero para el caballo son como la noche y el día.  La actitud del caballo cambia, el cuello se redondea, el dorso levanta, los abdominales trabajan, los pies entran… y aquí empezamos a tratar el aspecto más importante, desde el punto de vista de muchos jinetes, que es “cómo lleva el cuello el caballo”, pero sería al revés:

Un buen equilibrio del jinete permite que la pierna trabaje de forma que los abdominales del caballo se tensen en la dirección adecuada y permitan que los pies del caballo avancen hacia debajo de la masa del caballo en vez de hacia atrás o hacia los lados. De esta manera el dorso se levanta de forma natural y con el movimiento de impulsión producido por la fuerza de los pies, el cuello se redondea automáticamente, dejando al caballo con una posición de cabeza más natural.

¿No es de eso que se trata la equitación?

A esto que me dedico cuando tengo la oportunidad de ayudar a jinetes que se juntan para hacer un curso conmigo durante un fin de semana. Ya sabes, si tienes un grupo de 6-8 personas que montan a caballo y quieren mejorar su equilibrio a caballo de una vez por todas, cuenta conmigo para organizar un fin de semana, ¡estaré encantada de echar una mano! Puedes contactarnos aquí para organizar algo en tu zona

A caballo: La utilización de las ayudas

This entry is part 19 of 29 in the series Misión re-posicionamiento a caballo

Cometemos errores. Muchas veces. Pero podemos dejar de cometerlos si encontramos la razón por la que nos estamos equivocando. Cuando aplicamos una ayuda sin querer o sin haber sentido primero lo que el caballo necesita, estamos transmitiendo algo al caballo que quizás no es lo que queremos transmitir. El caballo responde siempre a lo que le pedimos y a lo que le enseñamos puesto que es un animal atento y sensible por naturaleza. Pero no siempre le pedimos lo que queremos pedir ni el caballo responde a lo que queremos que responda porque no siempre se lo pedimos de forma que él lo entienda. 

Pie a tierra, aunque no lo parezca, es más sencillo. Estamos fuera del caballo y aunque debemos sentirlo, percibirlo y estar en un estado consciente de nuestra presencia y de la suya para poder transmitir exactamente lo que queremos transmitir, a caballo se junta nuestro contacto físico, nuestro peso, equilibrio o falta del mismo, contacto o falta del mismo de nuestra pierna y buena o mala colocación de la misma, nuestra mano, brazos, codos y hombros tensos o flexibles y la sensibilidad o falta de ella de saber acompañar el movimiento del caballo con nuestra mano sin que el resto de las ayudas interfiera con ese movimiento y ese contacto. Por no decir el tipo de reacción a cada estímulo que nuestro cuerpo encima del suyo le provoca a cada caballo. Es otro mundo aunque los principios sean los mismos que pie a tierra y hoy en día, considero absolutamente necesario aprender a aplicar los principios básicos de normas, limites y confianza pie a tierra para luego poder adaptarlos de mejor forma a caballo para no tener que pensar en tantas cosas al mismo tiempo una vez estamos encima.

Así, encima del caballo, lo primero que debemos tener en cuenta es “entrar en contacto con nuestro caballo” mediante nuestra posición y colocación en la silla independientemente de si éste se mueve o no. Sin un contacto constante, suave y firme cuando necesario, no iremos muy lejos transmitiendo exactamente lo que queremos transmitir al caballo. Si los animales son muy buenos, cumplirán con su deber cuando les damos una función que esté dentro de sus posibilidades físicas y emocionales, pero  cuando queramos subir de nivel, acabaremos rompiéndolos, tanto física como emocionalmente.

Uno de los errores principales que cometemos cuando hablamos de contacto con la boca del caballo es no tenerlo constante, o tirar del filete o de la embocadura hacia la derecha e izquierda de una forma intermitente para que el caballo no se ponga “duro de boca”. Cuando esto ocurre, no estamos en contacto con el caballo, por lo que si le queremos pedir algo se lo encontrará siempre de sorpresa y estaremos siempre comunicando con un caballo que todo le viene de nuestra parte le sorprende y acaba por molestarle más que otra cosa, perdiendo toda la fluidez del movimiento hacia delante y rompiendo cualquier posible comunicación entre caballo y jinete.

En la imagen dejamos el caballo Zenith, de Bárbara al que tuve el placer de montar en nuestro último curso en el Cerrillo. Un gran caballo que irá muy lejos, sobre todo ahora que Bárbara ha sentido de verdad lo que es llevar un contacto constante con su caballo. A partir de aquí es practicar, practicar y practicar para hacer de ello una costumbre, tal como explicamos en el capítulo 5 del libro “Cómo ganar la confianza de un caballo en 5 pasos”

IM_TR_LasAyudas

 

Como hacer que el caballo aprenda más rápido

foto02

En los cinco pasos básicos para obtener resultados y la confianza de nuestro caballo hablamos siempre de un equilibrio. Equilibrio emocional y físico, tanto del caballo como del jinete, equilibrio entre ir a más y a menos, equilibrio entre dar y recibir…aquí dejamos algo importante que debes saber sobre el equilibrio emocional del caballo, tan ignorado por muchos y tan apreciado por otros. Un caballo emocionalmente estable aprende, coopera, le pone entusiasmo al trabajo que le pedimos y si existe algún problema o desequilibrio físico, nos será mucho más fácil rectificarlo con un caballo estable, que con uno que sufra de estrés permanente.

Continue reading

Mi caballo se planta. Ejemplo de vídeo comentado

This entry is part 13 of 15 in the series ¡Ayuda!

En este post y vídeo veremos algunos errores que cometemos con frecuencia, esta vez, cometidos por nuestra amiga Irene. También a mí me pasaba  y me llevó algún tiempo en encontrar la forma adecuada de hacer las cosas hasta que entendí que estaba dando los mensajes equivocados al caballo. En este caso no es grave es un caballo tranquilo y manso (aunque ella no estuviese del todo segura de eso puesto que es un caballo adquirido recientemente), pero a pesar de serlo, hay pequeñas cosas que hacemos, que pueden ir a más, y poco a poco, se pueden ir volviendo un problema mayor sin que nos demos demasiada cuenta.

En este vídeo veremos algunos errores típicos: Continue reading