Cinco minutos antes de empezar y cinco minutos después de empezar la clase

This entry is part 5 of 29 in the series Misión re-posicionamiento a caballo

¿Qué diferencias ves en las dos imágenes?

Si observamos las dos imágenes (perdón por la calidad, han sido sacadas de vídeos, pero nos sirven para el tema que nos trae) veremos que en general, existe una diferencia de armonía entre la primera y la segunda.

IM_010_Diferencias_Antes_Después

El movimiento parece que fluye sin dificultad entre caballo y amazona en la segunda imagen. En la primera se siente una discordia tensa entre el binomio.

Cuando le pregunté a Bárbara sobre su principal problema referente a su posición, me dijo que era el trote sentado. No lograba relajarse, seguir el movimiento y aplicar ayudas eficaces al mismo tiempo. La primera imagen fue tomada antes de empezar a trabajar con ella y su caballo. La segunda imagen la tomamos cinco minutos después de haber empezado a trabajar.

Primero, decir que cometemos el error de grabar con pantalones azul marino, la luz no es la mejor y existe una dificultad tremenda en ver la posición de las piernas, por lo que he puesto unas flechas que trazan el recorrido de las piernas en las dos imágenes, perdón por la molestia 🙂

Para que no nos perdamos, he puesto letras (para la posición de la amazona) y números (para la posición del caballo) en las imágenes, en la primera en rojo y en la segunda en verde y naranja porque aún existen cosas que falta mejorar en la posición de la amazona. Iré describiendo letra a letra lo que ocurre y las consecuencias.

IM_020_Diferencias_Antes_Después

En la primera imagen, vemos varios detalles referentes a la posición de la amazona que denota su incomodidad encima del caballo a pesar de ser una chica con mucho tacto ecuestre:

A. La mirada hacia abajo. La amazona no ve hacia dónde va, no tiene objetivos claros, la vemos un poco tímida en sus reacciones en este momento de conflicto, y digo conflicto porque desde fuera se nota poco, pero quien va encima de un caballo en estas condiciones, va todo menos cómodo. Ésta es su verdadera frustración. Lo que realmente no le deja avanzar en la equitación porque no sabe cómo solucionarlo. La primera consecuencia directa de su mirada en la propia amazona son sus cervicales.

B. Llevar las cervicales tensas mientras existe un movimiento de “trepidación” tan elevado como es el trote sentado,  puede ser fatal para las mismas a largo plazo.

C. La posición de la cabeza en esta posición hará que la parte del tronco tenga que curvarse hacia delante para compensarse de más tensiones. El mero hecho de curvar la espalda, hará que tengamos aún más tensiones en la pelvis. La tensión en esta articulación en concreto es la que nos da la sensación real de incomodidad. En esta posición, toda la tensión que venga del caballo a través de su boca, será absorbida por las lumbares. Sin comentarios para los problemas lumbares que surgirán como consecuencia de la tensión en esta zona.

D. Como consecuencia de esta posición de tronco y la tensión en la pelvis, la parte superior de la pierna se encogerá para compensar una clara falta de equilibrio.

E. Si la pierna se encoge en la parte superior, en la parte inferior pasará exactamente lo mismo, con el agravante de no poder utilizar la pantorrilla como es debido.

F. En vez de utilizar la pantorrilla, porque físicamente es imposible, empezaremos a utilizar el talón y con él la espuela,  para hacer que nuestro caballo avance. Conseguiremos poner al caballo completamente sordo a la pierna, además de ponernos de puntillas si los estribos van demasiado largos,  el estribo deja de funcionar como una base para el equilibrio y el pie se nos pondrá dentro del estribo, desviando constantemente nuestra atención.

G. La mano…la tan deseada mano suave y eficaz… No es posible, por mucho talento que tenga nuestra amazona, en esta posición la mano nunca será eficaz ni suave.

Veamos ahora sus efectos sobre el caballo:

  1. La posición en desequilibrio de la amazona, hace que los posteriores vayan hacia arriba en vez de hacia delante, que es lo que necesitamos para que el caballo soporte su propio peso además del nuestro.
  2. Como el pie no ofrece soporte al resto del cuerpo, el dorso no transmite casi movimiento hacia delante al resto del cuerpo y no logra soltar las espaldas para que las manos avancen con fluidez.
  3. La mano del caballo tiene que soportar esa energía poniendo todo su peso en ella (la espalda se cae hacia dentro del círculo).
  4. La mano izquierda levantará más, pero tampoco irá hacia delante porque carece de la ayuda propulsora de los pies para ello.
  5. El cuello del caballo acompaña la espalda, y mientras nuestra amazona hace el intento de enderezar al caballo con su mano (le está ejerciendo mucha fuerza en su mano derecha debido al peso que el caballo pone en su espalda derecha), lo único que logra es, un cuello torcido, una nuca basculante (6) y…
  6. …tensión en la boca que lo transmite a través de su labio superior tenso, y seguramente la amazona lo sentirá bien en su mano y en sus lumbares, cervicales y brazos.

Ahora vamos a la segunda imagen:

IM_030_Diferencias_Antes_Después

A- La mirada está ligeramente mejor, la amazona ya sabe hacia dónde va aunque va mirando el suelo, ya dirigió su cabeza hacia donde iba. Sigue indecisa, algo en lo que trabajamos más tarde en el workshop con muy buenos resultados.

B- Las cervicales van menos tensas y en consecuencia el tronco va más relajado

C- Como el tronco va en mejor equilibrio, la pelvis no sufre,

D- La pierna no se encoge tanto

E- La pantorrilla tiene la oportunidad de trabajar de forma eficaz

F- El pie va apoyado sobre el estribo dando un equilibrio correcto a la amazona que ha logrado ponerse encima del equilibrio del caballo. En muy poco tiempo, cuando la nuestra amazona tenga muy claro hacia dónde va y por dónde pasa,  el equilibrio será todavía más firme en los estribos y el talón podrá bajar de forma natural.

Veamos ahora sus efectos sobre el caballo:

  1. Remete el posterior debajo de la masa sin tener que “sacarlo” por el lado derecho, lo que hará automáticamente:
  2. que el dorso quede un poco más relajado para poder subir (tardará algún tiempo en relajarlo completamente y subirlo sin resistencias ya que el caballo tiene que acostumbrarse a ir así de relajado, pero la mejoría es notable) y transmitir movimiento hacia delante a los anteriores ahora que la amazona no bloquea el movimiento con su pelvis y tensión,
  3. la espalda interior queda libre para apoyar la mano con el peso distribuido de forma más equilibrada,
  4. la mano izquierda sube con intención de ir hacia delante más que hacia arriba, el tranco de trote se volverá más amplio y el caballo ganará cadencia en el aire volviéndolo más elástico
  5. el cuello se relajará y se incurvará naturalmente siguiendo el movimiento,
  6. el caballo podrá ver hacia dónde va sin tener que compensar con la cabeza, por lo que no necesitará bascular la nuca,
  7. la tensión en la boca desaparece…el labio superior se relaja y la mano….

…por fin, (aunque la amazona no se lo acaba de creer totalmente y lo refleja en la mirada y la mano baja), la mano de nuestra amiga queda libre para funcionar para lo que sirve realmente en la equitación: sentir, desplazar al caballo lateralmente y dirigir. No mandar, ni dejar que la lleven, sino dirigir: El término medio que buscábamos en el Error de trato 1. Y sólo hemos aplicado un poquito del paso tres del libro, una pequeña  parte de la posición. Respecto a los pasos 1 y 2, nuestra amazona nos demostró con su actitud hacia su caballo y su potro, que los domina perfectamente. Las herramientas para el paso 4 las dimos después de estas primeras correcciones tranquilamente, y el paso cinco es el trabajo que ahora tiene que hacer nuestra amazona cuando yo no esté 🙂

Las diferencias:

IM_040_Diferencias_Antes_Después

¿Te identificas? Deja tu comentario con lo que has aprendido sobre la posición en este post! ¡No te olvides marcar las casillas “notify me of follow-up comments” para seguir los comentarios de los demás!

Series Navigation<< Me alegro de haber dejado mi granito de arena sobre una base que se ya está siendo construida 🙂Dos yeguas imprevisibles, 25 días, buenos resultados >>

6 thoughts on “Cinco minutos antes de empezar y cinco minutos después de empezar la clase

  1. No sabes lo que me alegra que hayas publicado este post. Es exactamente lo mismo que me pasa a mí sin haber podido buscar solución durante todo este tiempo. Con el inconveniente además que mi caballo es aun más nervioso y lleva el cuello como una tabla. Me tenso yo,se tensa él y nos hemos metido en un círculo vicioso del que no salimos. Me acuerdo que te escribí en el post de “Hoy es tu día de suerte” que mi principal problema es una mano dura como consecuencia de forzar una posición a trote y galope que me causa mucha tensión y hace que el caballo además de soltar el contacto cada dos por tres,le cause una rigidez increíble y además hace con el movimiento que me parta la espalda en dos. Lo del pie que le ocurría a la amazona también me ocurre a mí. Muchas gracias por el post y todos los consejos que das.Ahora habrá que ponerlos en práctica.

    • Me alegro mucho que te haya servido, espero no haberme dejado nada. La chica quedó encantada porque iba más cómoda en muy poco tiempo. A veces creemos que estamos destinados a montar incómodos, pero no es así. Se pueden cambiar pequeñas cosas para mejorar substancialmente la posición y la comodidad a caballo. Por cierto, si vuelves al post “Hoy es tu día de suerte” verás que ya te he respondido 🙂 Busca el link en tu mail porque esa pagina, de momento, es para los suscriptores únicamente 🙂

Leave a Reply to mercedes Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *