¡Ayuda! Spray…¡Qué miedoooo!

This entry is part 1 of 14 in the series ¡Ayuda!

He decidido escribir un post sobre una pregunta que me hizo una amiga, seguidora del blog, sobre este tema del spray. Tiene un caballo que se asusta peligrosamente del ruido del spray, ya por no hablar de  cuando se rocía directamente al caballo. Nunca he visto al caballo en directo, así que mi respuesta le puede servir a otras personas que tengan el mismo problema. Incluyo mis respuestas a algunas de las preguntas que me hizo cuando acabé de explicarle el proceso. Sin demostración en vídeo, es más difícil explicar (espero empezar a publicar pequeños vídeos en breve) así que, si al final quedan dudas, por favor, coméntalas 🙂

Desensibilizar a un caballo miedoso es una labor de paciencia y tiempo.

Ante todo, nos tenemos que asegurar de 5 cosas:

  1. Percibir el estado emocional general del caballo que pretendemos desensibilizar, el grado en que le afecta el “problema” y reflexionar sobre el grado de respeto que mantiene hacia nosotros mientras tiene miedo del spray.
  2. Saber qué tipo de caballo tenemos entre manos. Sumiso bien tratado o mal tratado, dominante mal educado o bien educado, líder bien educado, no educado o mal educado y/o desquiciado, para luego, sabiamente aplicar nuestras acciones conforme su naturaleza.
  3. Tener la seguridad de que tenemos las cualidades, nociones y reflejos suficientes para enseñar al tipo de caballo que tenemos entre manos.
  4. Gestionar sus actitudes y no dejar escalar ciertas tensiones negativas hasta niveles peligrosos. Asegurarnos de mantener un control total sobre el espacio entre nosotros y el caballo, y entre el caballo y el resto de las instalaciones donde nos encontramos
  5. Repetir, repetir, repetir….

Nos llevará mucho tiempo si queremos hacer de un caballo lo que no es, así que, es importante reflexionar sobre los cinco pasos que describo arriba.

Si decidimos que podemos perfectamente pasarle un pañito con el producto sin tener que rociarle con un spray, que al caballo le resulta extremadamente incómodo y desagradable al toque, nos podemos centrar en si el caballo se asusta al escuchar el ruido que hace el spray de lejos o no. Si no se asusta, y sólo le molesta el toque…Reflexionemos sobre hasta qué punto, pasarle un pañito resulta un problema para nosotros, para no estar perdiendo tiempo con cosas que en el fondo no son tan importantes.

Si el susto que le supone el ruido del spray resulta un peligro para él mismo y para quien está alrededor, hay que abordar el problema desde la perspectiva de desensibilizarlo al ruido y para ello se necesita tiempo y paciencia, ya que si dejamos el proceso de desensibilización a medias, empeoraremos las cosas.

Antes de empezar:

  • hay que estar en un estado de relajación total para estas cosas (caballo y jinete). Si nosotros tenemos prisa o estamos medio mosqueados, no vale la pena ni empezar porque no arreglaremos nada en este estado. Es más, agravaremos el problema
  • olvidémonos de atar al caballo para este proceso
  • no nos olvidemos de quitarle toda la energía que le sobra al caballo después de haber estado en el box las últimas horas
  • con una cuerda larga, en el picadero y con toda la tranquilidad del mundo, se pasa la rasqueta al caballo hasta que se relaje completamente porque si el caballo está susceptible, asustadizo, nervioso… cualquier poca cosa hará que salte y eso no es productivo, estará listo para asustarse, no para entendernos. Es el tipo de tensión que no podemos permitir en estas cosas porque se vuelve peligroso para él y para nosotros.

Como puedes realizarlo:

Con una cuerda larga en el picadero, después de trabajar o después de un buen paseo, le pasas la rasqueta de goma por el dorso, las espaldas, el cuello y la grupa, por donde le guste más, el tiempo que haga falta, empezará a estirarse, a mover el labio, a buscarte para rascarte y esas cosas. Ahí le tienes relajado. El spray tiene que estar presente pero inactivo. Lo mejor es llevarlo en una mano.

Una cuerda larga, evitará que se vaya, pero no dejes que sienta demasiada tensión en ella. (NUNCA debes enrollar la cuerda alrededor de tu mano. NUNCA. Te puedes quedar sin dedos. Enróllala como se enrollan los ramales de dar cuerda para que no la puedas pisar)

Primero acércale el spray sin hacer ruido, si se va o se aparta, NO SE LO QUITES hasta que se pare y se relaje. Cuando se relaje se lo apartas. Repite el proceso hasta que no se asuste del spray.

Cuando lo tengas relajadito, te apartas tranquilamente, y sin mirarlo directamente, rocías el spray al aire (pero no en su dirección) y luego depende de su reacción. No le hables a no ser que sea para cantarle una balada :), porque si haces una exclamación como consecuencia de su reacción, puedes provocar más susto que otra cosa.

En esta situación, si se asusta, déjale que de un pasito o dos hacia un lado, hacia atrás, hacia donde quiera pero tampoco dejes que salga pitando ni le quites el spray de su lado, (mejor si puedes seguir rociando desde lejos hasta que se pare y se tranquilice), dale espacio para que se pueda asustar con tranquilidad pero sin dejar que se vaya fuera de tu zona de control.

Cuando pare él, te acercas y le pasas la rasqueta de nuevo hasta que se relaje de nuevo. No le persigas si entra en pánico, deja que pare sólo, y luego te acercas. Él tiene que superar los sustos solito.

¿La comida ayuda? 

No, eso le distrae del susto y no aprende a superarlo. Tiene que hacer todo el proceso solito algunas veces seguidas, es decir: rocías, se asusta, se asusta un poco más, nadie le hizo daño, se tranquiliza junto con el spray o con el ruido, se confía, le pasas la rasqueta y vuelves a rociar para pasar por el mismo proceso.

Cuando pase por el proceso completo varias veces, se dará cuenta de que el spray no es tan malo, que sólo es ruido y un motivo para relajarse, no para asustarse.

La mejor recompensa que le puedes dar es tu timing y cada vez que se tranquilice, apartarle el spray, pasarle la rasqueta para ayudarle a relajarse del todo.

¿Se supone que debe quedar desensibilizado de una vez?

Piensa que cada vez que rocíes, tienes que buscar de nuevo relajación total para poder apartarle el spray y volver a rociar. Depende del grado de inestabilidad que tenga el caballo ante el problema, porque si está un poco desquiciado con este tema, puede tardar bastante en adquirir un estado total de relajación….Tiene que acabar la sesión tranquilo frente al rocío, aunque sea en la otra punta del picadero. No te puedo decir cuánto tardarás porque depende de tí, de él, del momento y del timing que utilices… en estas cosas, sólo con equivocarnos un poquito en el timing tendremos que volver al inicio…

Es preferible hacer sesiones cortas, si ves que la reacción ha pasado de huir en pánico a moverse uno o dos pasitos, ya será un gran avance, pero acabar siempre en relajación total.

¿Si no lo hago todos los días vale para algo?

Si, vale todos los días que lo practiques, no hace falta ir a propósito para eso pero sí es muy importante que cuando lo hagas, tengas todo el tiempo del mundo para completarlo. El secreto es repetirlo unos cuantos días para afirmar el comportamiento, poco a poco pero siempre acabando la sesión con un rocío y el caballo relajado. Lógicamente si pasas todos los días con el caballo y con el problema, si lo haces todos los días, el proceso será mucho más rápido.

No dejes que nadie se meta durante el proceso. Si un día lo haces así y otro día otra persona se enfada con él cada vez que se asusta, alargarás el proceso sin necesidad y las probabilidades de éxito son bastante menores porque él reconoce este ruido como algo malo. Así que ahora, tiene que asociarlo a algo que no le va a hacer daño cada vez que lo oiga.

¿Tienes dudas? Puedes dejar respuestas en los comentarios. No te olvides de suscribirte a los comentarios para que luego te avisemos de nuestras aportaciones (si ya tienes la guía, marca sólo el “notify me of follow up comments” y el “notify me of follow up posts”. Si no tienes la guía y la quieres, marca todas las casillas. Si sólo quieres la guía puedes descargarla aquí.

 

Series Navigation¡Ayuda! ¡Caballo detrás de la mano! >>

6 thoughts on “¡Ayuda! Spray…¡Qué miedoooo!

  1. Mi yegua tiene este mismo problema, tiene pánico a los sprays… intentare hacerlo como lo has puesto en el post, ya lo supero una vez el miedo… con paciencia y trabajo, pero la hípica donde estaba, les dio por rociar las cuadras con spray para limpiarlas, y ahora tiene más miedo que antes, es un poco desesperante, pero habrá que tener paciencia. Gracias por tus consejos.

    • Espero que vuelvas a solucionar el problema! Ves contando los problemas que vayas encontrando, intentaremos ayudarte desde aquí ¿ok? ¿Gracias!

  2. Sí, yo también conozco caballos con el mismo problema, y aunque el proceso puede ser largo, con paciencia y dejando al caballo libertad para moverse sin sentirse aprisionado, se consigue:)

    • Hay algo que es esencial y que muchas veces es la causa de que el proceso sea más largo de lo que debería, si le quitamos el ruido cada vez que se asusta, les enseñamos a que “hay que tener miedo del mismo”

  3. Buenas. Mi caballo también tiene un gran problema con el spray, es verlo y resoplar. El caballo es muy dócil y manso pero muy muy asustadizo con cualquier cosa, también le tiene un miedo superior a las bolsas. Yo lo suelo rodar un poco en el picadero y luego sin cabezada ni cuerda lo acaricio y luego le añado el spray y sigo acariciándolo pero el lo único que quiere es morder el spray. También me he dado cuenta que “abrace” el spray para que si iba a morderlo antes tenia que morderme a mi y así el simplemente lo olía y me dejo acariciarlo un poco más hacia atrás. La verdad es que poco a poco le he ido quitando el miedo a que lo vea pero el hecho de que lo oiga aun le impone. En el articulo pone que vayamos rociándolo al aire alejado de él pero ¿luego que hacemos? ¿vamos acercándonos y rociándolo al aire? ¿y como deberíamos actuar con el primer contacto que tuviera el líquido con él? Por que me da que en ese momento será como retroceder todos los pasos atrás. También he estado probando hacer el ruido del spray sin líquido y deja que me acerque pero en frente suya luego no quiere que vaya por el lado porque cree que le voy a echar el líquido. Tengo también que decirte que anteriormente por que yo lo he visto le echaban el líquido a la fuerza lo ataban y le echaban y él soplaba y soplaba y se ve que cada vez eso a ido a más y cuando lo veía solo ya se ponía en guardia.
    Muchas gracias.
    Si me pudieras solucionar las dudas de que forma tranquila podría tener el primer contacto con el líquido sería un gran favor.
    Un placer.

    • HOla Ana, muchas gracias por tu mensaje!
      Pregunta: ¿Qué haces cuando el caballo se asusta del spray? Se lo quitas? Cuando el caballo muerde, qué haces? lo corriges? o haces ver que no pasa nada? ?Sabes exactamente en qué punto el caballo empieza a asustarse y qué señales demuestran que se está asustando del ruido o del bote?
      Gracias!!

Leave a Reply to Meri Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *