¡Ayuda, el caballo me atropella!

This entry is part 6 of 14 in the series ¡Ayuda!

Nuestra amiga Carla y su caballo Arroyo están andando de la mano. ¿Quién lleva realmente la cuerda en esta secuencia?

IM_TR_Error interactivo_gestion_espacio

Sin entrar en profunidad sobre la naturaleza del caballo (en ello hablaremos más hacia delante en vídeos más detallados sobre el Método de Ganar la Confianza de un caballo en 5 pasos), nuestra amiga Carla está andando con su caballo y:

  1. En la foto 1, existe una distancia que Carla ha definido entre ellos y parece una distancia razonable. Es más, el caballo debe ir a la distancia que nosotros definimos, ya sea cerca o lejos, así que hasta aquí todo bien.
  2. En la foto 2, el caballo está ganando terreno y Carla mira hacia delante sin darse cuenta que el caballo se está acercando. A simple vista, no pasa nada, pero para el caballo…significa muchísimo. En el momento que el caballo acorta el espacio que Carla define y no recibe ninguna corrección para volver a mantener la distancia acordada, es el momento en el que el caballo pasa a tomar las riendas. No debemos tomar esto a mal. Es su naturaleza y cuanto más dominante y líder es el caballo, más lo llevará en su sangre. En esta foto de la secuencia es donde se pueden prever una serie de cosas. El momento que muestra esta foto es precisamente el momento adecuado para controlar y corrigir los comportamientos inadecuados en el caballo sin entrar en una guerra o conflicto real. Y en nuestra secuencia no sucede. El caballo no recibe corrección alguna, sintiéndose libre de avanzar cuando y cuanto le apetece.
  3. En la foto 3, Carla decide pararse y el caballo literalmente ha invadido su espacio de seguridad. Está casi encima de ella. Tiene ya su espalda peligrosamente cerca de nuestra amiga y Carla todavía no ha respondido. Sigue mirando hacia delante.
  4. En la foto 4, tenemos ya, el momento en que el caballo la empuja con su cabeza. No mucho pero la empuja, tanto que nuestra amiga se ve obligada a dar un paso hacia delante y todo. Un caballo no nos puede obligar a dar un paso hacia delante, ni hacia atrás, ni hacia arriba ni hacia abajo. De ninguna manera, tal como no debemos permitir a nuestro hijo que nos empuje para pasar por la puerta o para llegar a algún sitio. Eso es un acto de dominancia, tanto en animales como en personas. Y aunque para un hijo no sea tan grave o peligroso (a primera vista), para  un caballo sí lo es por su peso, tamaño, fuerza y agilidad.
  5. En la foto 5, nuestra amiga Carla reacciona porque se ha llevado un empujón y eso ya no es permisible. Y no lo es. Es correcto que se dé cuenta y que reaccione. Pero, es demasiado tarde.

En nuestro workshop, aprendió a utilizar el timing a su favor. Aprendió a  mirar de reojo, a no perder el caballo de vista y a reaccionar a tiempo.

Veamos aquí la diferencia antes del workshop y después. Recuerdo que el caballo iba atropellando a todo el mundo al pasar por las puertas. Así se pueden llegar a romper manos y piernas.

Después de un trabajo bien hecho, y mediante una serie de correcciones hechas a tiempo y en su momento, el caballo que antes era considerado “una fiera”, lo vemos aquí andando de la mano como si de un caballo bien educado se tratase. Y de hecho, fue lo que hicimos. Le enseñamos las normas de educación básicas, y Carla se las aprendió de memoria con excelentes resultados 🙂

Lección del error de esta secuencia:

NORMALMENTE REACCIONAMOS DEMASIADO TARDE

Espero que te haya gustado y espero haber estado a la altura de todas los comentarios que me habeis dejado en el facebook, muchas gracias 🙂

Si no tienes la Guía con 15 Normas Esenciales de Educación Equina te la puedes bajar aquí.

Si te apetece comprar el libro, lo puedes hacer en el siguiente enlace:Cómo ganar la confianza de un caballo en 5 pasos

Si quieres dejar tu experiencia, lo puedes hacer en los comentarios :). ¡Recuerda que debes marcar la casilla notify of new comments para seguir las respuestas y los comentarios de los demás!

Series Navigation<< ¿Mi caballo trabaja recto?¿Dónde tienes más problemas? >>

3 thoughts on “¡Ayuda, el caballo me atropella!

  1. Me ha gustado mucho la entrada. La verdad es que es una buena manera de educar al caballo y a parte, de evitar pisotones o empujones imprevistos. Personalmente he de reconocer que con mi caballo me solía pasar lo mismo además de que le dejaba frotarse contra mí cuando volvía de los paseos. Desde que llevo a cabo la rutina de que respete la distancia y no se me eche encima, he de reconocer que ha cambiado muchísimo y gracias a ello lo manejo mucho mejor 🙂 Un saludo y gracias de nuevo por todos estos consejos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *