Cómo no enseñar a un novato a hacer que su caballo avance

This entry is part 8 of 17 in the series "Cómo no hacer" en equitación

Cuando un caballo no responde a nuestra pierna, es porque está tenso. Puede que no esté entendiendo lo que le pedimos, que esté asustado y no logre moverse debido a su propia tensión emocional, que no tenga los abdominales flexibles, que esté excesivamente enérgico y no esté receptivo a prácticamente ninguna de nuestras ayudas o que lo hayamos dejado insensible a nuestra pierna…existen muchas razones por las cuales nuestros caballos no responden a nuestras piernas y lo último que debemos esperar es que respondan alegremente a patadas sobre sus costillas. Sí, todos lo hemos hecho, en algún momento, pero no es lo que debemos enseñar a quien empieza a montar.

En el libro hablamos extensamente sobre cómo disipar tensiones en caballos y en todos los clínics y clases que vamos dando, es nuestra prioridad en todo momento. Una patada podrá provocar más tensión y será aún más probable que no responda a gusto. Sí forzado pero no a gusto. No se me malinterprete, un ligero toque en los costados en un momento oportuno no es una patada, y cuando tenemos un nivel avanzado de doma, sabemos dar un toque con la pierna (u otras ayudas utilizadas meramente como ayudas) con la intensidad adecuada y en el momento justo, provocando una respuesta positiva en nuestros caballos. Pero no empecemos la casa por el tejado.

Estamos hartos de ver caballos de escuela que no responden a las patadas, insensibilizados y muchas veces hasta resabiados de tanto iniciado al que se le enseña que para que el caballo ande, hay que darles patadas. Y estamos hartos de escuchar:

IM_Miniposts_Como_noEnseñarCaballo Avanzar

De nuevo, cuesta lo mismo enseñarlo bien que enseñarlo mal y cuesta el triple deshacernos de los malos vicios. Para que un caballo ande hacia delante, necesitamos seis fases:

  1. Debemos tener claro que queremos avanzar (actitud mental)
  2. Debemos comunicar con nuestro cuerpo al caballo que queremos una respuesta por su parte, abrazando al caballo con la pierna (siempre de acuerdo con el tipo de caballo y educación que tenga), accionando la musculatura que le permite levantar los abdominales y meter los pies para avanzar suavizando la mano (presión positiva)
  3. Esperar una respuesta (dar tiempo al caballo a responder)
  4. Liberar presión en el momento que obtenemos una respuesta
  5. Reforzar con ayuda extra en caso de no existir respuesta por parte del caballo
  6. Repetir el proceso hasta mecanizarlo física y mentalmente

No siempre tenemos la paciencia para enseñar esto a los alumnos, porque es mucho más fácil gritar desde el centro de la pista lo que grita el profesor de nuestro ejemplo. Pero si no tenemos paciencia para enseñar a nuestros alumnos la base, ¿para qué tendremos paciencia más hacia delante?¿para enseñar el qué?

Una vez más, sin una posición firme a caballo, todo este proceso no es posible por lo que es más fácil para un profesor decir al iniciado que le dé una patada y que el alumno se agarre como pueda si la reacción del caballo es más brusca. Citemos algunas ventajas del proceso anterior de 6 fases:

  • Es el inicio de la necesidad de una posición eficaz a caballo y una posición eficaz es oro en la equitación.
  • Evitamos muchos accidentes cuando un jinete iniciado se monta en un caballo enseñado y sensible a las ayudas sin que le pegue tres patadas para caminar.
  • Comunicamos de forma lógica, utilizando nuestro físico y el del caballo para comunicar de forma eficaz.
  • Una vez interiorizado, requiere una presión cada vez menor por nuestra parte para obtener una respuesta cada vez más rápida
  • Mantenemos al caballo en un estado físico y psicológico cooperante con nosotros para el trabajo

Comparte este post si crees que puede servirle a alguien….al final, aprender bien las cosas no es sólo para los superdotados, lo podemos hacer todos. ¿Que luego tengamos más o menos arte? Eso ya es otra cosa 🙂

Si te apetece saber más sobre cómo utilizar tu pierna correctamente, puedes ver un equierror frecuente:  “Equierror: Volver sordo a la pierna”

Recuerda que puedes bajarte un fragmento del libro “Cómo ganar la confianza de un caballo en 5 pasos” (y revisa la carpeta de spam por si se quedan ahí los correos con los enlaces que te enviamos)

También puedes descargarte la Guía con 15 Normas Esenciales de educación Equina que regalamos al darnos tu email en el siguiente formulario:






Series Navigation<< Cómo no dar cuerdaCómo hacer que el caballo deje de tirar hacia atrás >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *