A caballo, veamos la diferencia entre un contacto rígido y uno flexible

This entry is part 17 of 29 in the series Misión re-posicionamiento a caballo

No se puede forzar la confianza de que nos da el caballo y la imagen de hoy ilustra perfectamente el  contacto/confianza en nuestra mano.

Durante los dos días de curso, dedicamos parte del tiempo a reflexionar sobre nuestra relación con los caballos:

  • sobre el tipo de contacto y el tipo de trato que a Narciso le gustaría tener con su potro Silencio
  • a identificar las señales que el caballo daba en respuesta a los estímulos de presión que le poníamos
  • a controlar la tensión del jinete frente a determinadas respuestas por parte del caballo mejorando la posición y el equilibrio general
  • a disipar tensiones en el caballo mediante ejercicios
  • Repitiendo una serie de ejercicios durante máximo 5 minutos cada vez, logramos sentir el tipo de contacto que realmente tanto caballo como jinete necesitan para trabajar en conjunto y formar una sociedad para luego hacer el trabajo de campo que a Narciso tanto le gusta hacer.

En realidad seguimos los pasos que describo en  el libro y además trabajamos el Método que utilizo para mejorar la posición de los jinetes, el Método 5 Minutos de Mano Suave.

Veamos la imagen:

 

IM_NarcisoAcceituno_Antes_DespuesPlasencia01

 

En la primera foto vemos que el jinete mira hacia abajo e intenta forzar con los brazos rígidos un contacto, quizás para “cerrar” al caballo. Tanto la posición del jinete como la del caballo sufren con esto. El equilibrio del caballo se va hacia las manos, el cuello se invierte debido a la incomodidad que el caballo siente en la boca (ya que este tipo de contacto nunca es flexible, es fijo), la rigidez de los codos del jinete transmite un mensaje de inflexibilidad al caballo, algo a lo que el animal responde con emociones negativas que no producen nada bueno para el trabajo. El movimiento parece que se interrumpe en el sitio donde se encuentra sentado el jinete y los pies del caballo parecen estar separados de sus manos.

En la segunda foto, vemos que el jinete (a pesar de seguir mirando hacia abajo) relaja la espalda y los hombros, los codos van doblados, el caballo está relajado, el equilibrio del caballo está claramente hacia atrás, el movimiento parece que fluye desde detrás hacia delante, no “se rompe” en el lugar donde va sentado el jinete, el cuello adopta una forma redonda y flexible…El jinete le transmite al caballo que lo está “escuchando”, que está receptivo a sus movimientos y el mensaje se vuelve fluido, reflejándose todo ello en el contacto que el potro le devuelve en la segunda imagen.

Durante el trabajo con ganado, el caballo debe estar acostumbrado a este tipo de contacto, activo pero flexible, permeable y recíproco, entre muchísimos otros motivos, para salvaguardar al máximo la integridad física tanto del jinete como  del caballo. Y esto se entrena lejos del ganado, en pista o en el campo pero fuera del trabajo para el que el caballo está destinado. A ello nos dedicamos durante dos días.

Espero, querido lector,  que esto te ayude a reflexionar sobre el tipo de contacto que te gustaría tener con tu caballo 🙂

Si sientes necesidad de mejorar tu posición, necesitas algo más personalizado para tus problemas y dudas, junta unos amigos que también tengan algunos problemas, contáctanos y ayúdanos a organizar un curso en tu zona (si eres organizador, tendrás ventajas)

Si no estás listo para un curso pero te gustaría que te ayudásemos con tu posición a caballo, prueba nuestro nuevo servicio donde te grabas haciendo  unos ejercicios que te enviaremos y te comentaremos todos los errores que veamos, dándote unas pautas de trabajo personalizadas. Pincha en la imagen para saber más sobre este servicio.

IM_Cuales_SonMisErroresDePosicion

Series Navigation<< Ver diferencias: Caballo cuello largo encapotado y caballo cargado atrás con el cuello largoHas cambiado algo en mí, que nadie ha logrado cambiar en la vida >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *