Equierror de trato 3!: El caballo piensa…

This entry is part 3 of 5 in the series Equierror-base de trato

El caballo es un animal gregario y como tal, tiene necesidad de relacionarse con los demás, y nosotros, sus fieles compañeros hoy en día, tendemos a confundir esta necesidad con nuestra capacidad de razonar.

El caballo es sublime en interpretar nuestro lenguaje corporal.  Forma parte de sus instintos de supervivencia. En el medio salvaje, si un herbívoro no sabe interpretar el lenguaje de un león que se avista a lo lejos, se transformará en un banquete muy sabroso en muy poco tiempo.

Las emociones negativas del caballo, la falta de cooperación que pueda estar demostrando en determinado momento, no puede ser considerado una “ofensa personal” por parte del jinete. Cuando eso ocurre confundimos al caballo. El caballo depende de nuestra seguridad y necesita que le digamos hasta dónde puede o no puede ir.

Si nos ofendemos porque el caballo se defiende, no estamos siendo claros en lo que queremos. Estamos preocupados con lo que nos hace sentir esa defensa y no en resolver la falta de entendimiento en sí.

Si confundimos al caballo con nuestras propias emociones, además de perder la confianza que nos tenía hasta el momento en que eso ocurre, puede entrar en pánico y descontrolarse dependiendo del tipo de carácter que tenga dañándose a sí mismo, a nosotros y las instalaciones donde se encuentra.

Cómo evitar el error si crees que lo cometes:

Intenta encontrar la razón por la que el caballo está teniendo una emoción negativa,  comprende esa emoción desde el punto de vista de un animal de instintos primitivos: son mamíferos pero no racionales, y trátale con tranquilidad y firmeza.

Si el caballo está intentando ganar terreno, tienes que entender que  es una actitud natural y que eres tú quien debe demostrarle que no lo conseguirá. (Es curioso, los niños hacen lo mismo 🙂 )

Si el caballo entra en pánico porque ha visto un plástico de repente,  quiere decir que en su forma de ver las cosas, un plástico que vuela de repente puede ser perfectamente un león hambriento. Eres tú quien tiene que enseñarle que todo lo nuevo que vaya apareciendo no tiene que provocarle ansiedad o miedo, de igual forma que a ti no te asusta porque….no te asusta ¿verdad? Para ello habrás tenido que ganarte antes su confianza para que pueda entender que no le pondrás delante de los leones

Puedes empezar a leer la primera parte de la serie de Equierrores de base de la posición si no lo has hecho todavía.

Si tienes algún problema de trato con tu caballo y te gustaría saber qué errores estás cometiendo y qué es lo que puedes hacer para mejorarlos, prueba nuestro servicio de comentar vídeos, en el que nos envías un vídeo con el problema y te comentamos todo lo que vemos que puedas estar haciendo mal y te damos unas pautas de trabajo lo más personalizado posible que puedes seguir con tu caballo. Pincha en la imagen para ver la información sobre este servicio:

IM_ServicioDondeMeEstoyEquivocando_comentarErroresTrato

En los comentarios puedes dejar tu opinión sobre este post. No te olvides de suscribirte a los comentarios para que luego te avisemos de nuestras aportaciones (si ya te has suscrito para la guía, marca el “notify me of follow up comments” y el “notify me of follow up posts”. Si no tienes la guía y la quieres, marca todas las casillas).

Si te apetece comprar el libro y dar un paso en frente, pincha en este enlace:Cómo ganar la confianza de un caballo en 5 pasos

 

Series Navigation<< Equierror de trato 1!: El jinete se comunica de dos formas con el caballo PARTE IIEquierror de trato 4!: El caballo me lleva… >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *