¿Estamos seguros de saber transmitir el mensaje a nuestro caballo mientas montamos?

This entry is part 5 of 5 in the series Gestión del espacio entre el caballo y nosotros

La prueba empieza pie a tierra. Montados nos delatamos, pero pie a tierra es donde vemos realmente el tipo de mensaje que transmitiremos al caballo cuando estemos montados. Y es con este ejercicio con el que solemos empezar los cursos. De nuevo: el caballo no miente y es el que nos va a decir si nos entendemos o no 🙂 Recuerda el paso uno del libro que va sobre entender el tipo de relación actual que existe entre caballo y jinete para empezar a trabajar a partir de ahí. 

La reacción del caballo es reflejo de nuestras intenciones. Nos demos cuenta de ellas o no. Nuestras intenciones pueden ser conscientes e inconscientes y son estas, las inconscientes, las que salen a la luz cuando andamos con un caballo de la mano o tratamos con él pie a tierra.

Montados también, pero empezamos con este “test” por ser más fácil recordar los y sentir los resultados de cuando aplicamos los conceptos básicos que luego serán mucho más fáciles de sentir a caballo (los conceptos de la comunicación aparecen en todos los niveles, nadie está a salvo de equivocarse cuando se trata de comunicar con un caballo, ya sea pie a tierra o montado). Una vez montados tenemos muchas cosas en que pensar y no siempre sentimos la respuesta del caballo. Pie a tierra lo vemos, lo sentimos y no contamos con problemas de asiento para corregir ciertas cosas. Estos conceptos básicos son:

  1. Cómo aprende un caballo
  2. Cómo enseñamos o pedimos algo a un caballo
  3. Cómo debe ser la comunicación para que nos entendamos
  4. Situaciones clave que nos demuestran que el espacio entre caballo y nosotros no es respetado (esencial para establecer normas y límites para nuestro caballo)

Durante los cursos, dependiendo de cómo nos entendemos con el caballo seguimos haciendo ejercicios pie a tierra: recordar la diferencia ente la presión y la relajación, marcando la diferencia entre la intención y la no intención, en fin, una serie de cosas que debemos saber hacer para que la comunicación fluya decentemente a caballo una vez hemos tratado de la parte del asiento. Nada que un buen caballista de siempre no haga, pero sí son cosas que nos olvidamos que existen, nos las saltamos y no son para saltarse porque luego influyen de forma negativa o positiva en nuestra equitación.

En el vídeo veremos la corrección del test de Gestión del Espacio durante una de las clases en El Cerrillo. Vemos un caballo que no presenta demasiados problemas, pero podemos apreciar que si no tenemos claro lo que queremos y cómo pedirlo, la reacción del caballo no es la misma que cuando pedimos de forma que él entienda. Y muchas veces, por este tipo de irregularidades en nuestra comunicación, ponemos las culpas a nuestros caballos de ser como son y hacer lo que hacen. ¡Que levante la mano el que nunca ha culpado al caballo por no hacer lo que uno quiere! Y la verdad, aunque a veces nos cueste, es que no siempre seguimos los pasos que hay que seguir para pedir o enseñar cosas a los caballos…


Puedes ver aquí los próximos cursos.

Ayuda! ¡Mi caballo cabecea!¿Cual es la diferencia entre parar el movimiento con las riendas y tirar hacia atrás?

Nuestro caballo puede cabecear por varios motivos, por vicio y aburrimiento, por dolor en el dorso, por dolor en la boca, por falta de movimiento hacia delante y por algo que ocurre con frecuencia: Porque le dejamos.

Desde luego que hay que descartar todas las demás opciones para estar seguros de que lo hace porque se lo permitimos. Aquí aquí vamos a ver como se soluciona cuando estamos montando.

4 errores que solemos cometer cuando esto ocurre:

  • Llegar demasiado tarde en la corrección
  • Corregir demasiado fuerte y ya con alguna emoción negativa mezclada
  • Quedarnos siempre tensos para llegar a tiempo por si vuelve a hacerlo
  • Tirar de la boca del caballo cuando ocurre

En suma, no hemos aprendido a decir que no de una forma contundente, asertiva y eficaz. Y cuando hablamos de decir que no, desde luego que se trata del mensaje que le transmitimos y no de las palabras porque de entrada, el caballo no entiende las palabras. Entiende la energía que asocia las palabras o gestos que transmitimos. Así que, hay que aprender a encontrar el momento adecuado y la energía adecuada a cada situación. Simple. Pero no fácil 😉

En el vídeo siguiente veremos un poco de una clase individual en uno de nuestros cursos en la Yeguada la Santa, la explicación de cómo solucionar este problema sin cometer demasiados errores.

Importante decir que una vez hemos dicho que no al cabeceo, la pierna debe reponer cualquier rotura en el ritmo y la cadencia del movimiento hacia delante.

Gracias querida Clara por ser tan ilustrativa 🙂

Si te quieres apuntar al próximo curso de Bilbao, pídenos información en la pagina de contacto.

Aquí encontrarás la información sobre donde vamos a hacer los próximos cursos, iremos manteniendo esa página actualizada para que veas donde los estamos organizando y te apuntes al que esté más cerca!

Principales conceptos sobre nuestro asiento a caballo que aprendimos el fin de semana

This entry is part 31 of 31 in the series Misión re-posicionamiento a caballo

Conceptos básicos, teóricos y prácticos. Pero nos olvidamos fácilmente de ellos…a cualquier nivel.

Esto es precisamente lo que aprendemos durante los cursos. Y no fue diferente en el último curso en el Cerrillo. Tuvimos muchas y variadas sesiones y eso es lo que hacen nuestros cursos tan interesantes, no sólo para los alumnos. Para todos, los que escuchan, los que montan, los que están de paso y ven la diversidad de las sesiones, para los caballos que estamos trabajando y para mí.

Comenzamos con una breve presentación con unos conceptos básicos pero frecuentemente olvidados y luego los pusimos en práctica durante los dos días en todas las sesiones. Son válidos para todos los niveles pero no siempre se nos ocurre volver a la base para solucionar nuestros problemas de comunicación.

¿Cuáles fueron esos conceptos?

  • Recordamos que el caballo aprende en 4 pasos
  • Que nosotros enseñamos en 6 pasos
  • Cómo debe ser la comunicación en pocas palabras pero cada una de ellas esencial para que nos entendamos con nuestros caballos
  • Vimos que el asiento no es siempre el de libro, es mucho más que sólo asiento, es el hilo de comunicación entre caballo y jinete
  • Vimos el tipo de respuestas positivas y negativas que podemos obtener de nuestros caballos mientras estábamos enseñando o pidiendo cosas
  • Practicamos una serie de ejercicios pie a tierra que nos dan otra percepción de nuestro asiento cuando estamos a caballo.

Todo esto fue puesto en práctica en las diferentes sesiones que hicimos con cada caballo, hicimos un simple test de la gestión del espacio con nuestros caballos, aprendimos que el miedo desaparece en cuanto estamos bien sentados a caballo y tenemos las herramientas esenciales para andar, parar, girar y sobre todo, venir a menos sin tener que tirar de las riendas. Nos dimos cuenta de que, cuando se hace bien, realmente funciona para TODOS los caballos.

Nos dimos cuenta de que cometemos errores de forma inconsciente, y que sólo los corregiremos si los aceptamos, intentamos tener conciencia de los mismos y practicamos con determinadas herramientas y ejercicios para mejorar. Los cursos sirven precisamente para encontrar herramientas en nosotros y en los caballos que podemos pasar a utilizar siempre.

Nos dimos cuenta de que cuando hay contracturas y otras tensiones, ya sean físicas o psicológicas, las ayudas normales dejan de funcionar y hay que aplicar herramientas específicas que el caballo entienda, para disipar dichas tensiones, para luego volver a pedir normalmente. Recordamos que eso forma parte del capitulo 4 del libro en el que se basa mi trabajo con los caballos:

Demostramos que un ligerísimo cambio en el asiento cambia todo el equilibrio del caballo, facilita el movimiento hacia delante, cambia la expresión en la cara del caballo y pasa a trabajar más a gusto, y muy importante también…el miedo de quien va encima se va disipando…

Vimos que las ponys… tanto la de tres años como la de 18-20 que había empezado a atacar y a morder, también son equinos, se comportan como tal y hay que tratarlos como tal. Sobre todo la que atacaba hizo un cambio muy muy grande en su actitud cuando seguimos los cinco pasos del libro:

  1. Diagnosticamos el tipo de relación que suele tener con quienes la tratan a diario
  2. Vimos las señales que utilizaba para demostrar que no estaba de acuerdo con la situación
  3. Yo tuve que entrar en el recinto con la máxima atención, presencia y calma posible para actuar en el momento adecuado, cuando probó su táctica “feroz” 🙂
  4. Establecimos normas para compartir el espacio, le di a entender que yo ponía las normas, pero que no la dañaría, disipando todas las tensiones en todo momento
  5. Repetí hasta que…

El resultado apareció. Ella confió y se entregó completamente.

Vimos que la tranquilidad, la dirección y la acción de los caballos empiezan por nuestra propia mente, no por las ayudas físicas que les damos.

Aprendimos también que aunque parezca contradictorio, a un caballo que huye de la pierna, le hace mucho más falta de lo que creemos, pues con la pierna logramos darle la confianza que necesita para precisamente aceptar las ayudas y no huir de ellas.

En el vídeo puedes ver un poco los conceptos en la práctica:

Y seguro que me dejo cosas, de lo mucho que aprendimos, y seguiremos aprendiendo. El próximo, será en Bilbao el primer fin de semana de Marzo 🙂 por si quieres apuntarte.

Lo que digo siempre, me encanta mi trabajo, me voy siempre muy muy satisfecha, con la sensación de haber dejado a los caballos más tranquilos y atentos y a los jinetes más conscientes del buen hacer con sus caballos y con muchas ganas de ver el progreso en el próximo curso!!

¡Mándanos un correo para reservar tu plaza con caballo o como oyente en el curso de Bilbao!

¡Ayuda! ¡Mi caballo está hermanado con otro y cada vez que los separo se lía una gorda!

Aside

This entry is part 16 of 16 in the series ¡Ayuda!

El principal problema de los caballos hermanados es la relación que tienen con el jinete que los trabaja o quien los maneja y comparte el espacio con ellos. Dos caballos pueden estar hermanados, pero en cuanto entramos nosotros en el espacio, tienen que atendernos a nosotros. Y eso se trabaja.

Hace poco tiempo traté de un caso de hermanamiento bastante fuerte.

Eran dos yeguas, la más joven era insegura e inestable por lo que empecé con el trabajo en libertad y a la cuerda. Primero con la otra yegua dentro del campo para disminuir el estrés y cuando ya me estaba atendiendo a mí quité a la yegua con la que estaba hermanada. Estaba lejos de su vista y mientras, iba trabajando a la cuerda. El trabajo consistía en pedir cambios de mano cuando relinchaba y relajar cuando ella relajaba. Al relajar iba aumentando muy poco a poco la distancia entre las dos yeguas. Hubo que repetirlo varias veces, pero al llegar al final del campo, ninguna de las dos relinchaba y la atención de la yegua joven hacia mí era completa. Este trabajo lo repetimos durante varios días.

Y luego vino el trabajo montado. Yo llevaba a la yegua joven y la dueña a la otra. Había que mantenerla ocupada y así no relinchaba. En cuanto se relajaba le quitaba presión. Si quería correr hacia la otra yegua, la dejaba y en cuanto llegábamos cerca, entonces empezábamos a trabajar alrededor de ella: círculo a un lado y a otro, luego me apartaba de la yegua y le dejaba las riendas sueltas y relax total.

Repetimos el proceso varias veces hasta que se dio cuenta que si ella tomaba por mí la decisión de ir junto a la yegua, entonces tendría que trabajar. Así conseguimos ir al paso y relajada a 20, 30… 50 metros de la otra yegua. Relajada, con las riendas casi sueltas y atenta a lo que yo le transmitía. Si nos acercábamos a la otra yegua era siempre por petición mía y si nos alejábamos, también.

En cuanto entendió que pase lo que pase su atención tiene que estar hacia mí, la querencia desapareció. Entró en el agua (que tanto miedo le daba), pasó por encima de plásticos, se separaba de la otra yegua…. ¿Y la mayor? Dejó de empujar y pasar por encima cuando le echaban de comer, es decir, aprendió a respetar. Se solucionaron un montón de problemas sólo con hacerles entender que desde el momento en que nosotros entramos en su espacio, ese espacio nos pertenece. Esta es la base de la relación humano-caballo y la mejor forma que he encontrado para mantener nuestra integridad física cerca de los caballos.

En mi opinión están apareciendo un montón de problemas relacionados con esto porque, por alguna razón, se cree que no hay que trabajar a los caballos, o con un poquito es suficiente y no siempre sabemos qué es exactamente lo que debemos trabajar con ellos. Que todos los caballos son para cualquier jinete, y el solo hecho de ser caballos ya es suficiente para que cualquiera se pueda montar en ellos, jugar en libertad con ellos, montarlos a pelo, llevarlos de paseo con otros caballos…

En base a alguna experiencia que tengo y a las muchas consultas que recibo sobre caballos hermanados o con fuertes querencias, me parece importante divulgar la necesidad del trabajo diario con el caballo. Tener un caballo que esté atento a nosotros lleva su tiempo y requiere trabajo pero es impagable.

La verdadera gente de caballos tiene a sus caballos bien trabajados, relajados, flexibles y siempre dispuestos a cooperar. Esa cooperación les da seguridad y confianza,  y con el tiempo quedan condicionados a responder y atender al jinete pase lo que pase. Esto conlleva un gran responsabilidad por parte de quienes los montan y trabajan.

Las personas de caballos que saben lo que hacen, sólo dejan montar los caballos verdaderamente seguros a los jinetes noveles o con poca experiencia. Los demás, hay que trabajarlos y buscarles un jinete a medida.

No podemos confundir el  bienestar de los caballos con dejar de trabajarlos y educarlos.

Tener caballos y potros, dejar a los caballos en libertad y respetar su naturaleza, rescatar caballos de malos tratos o abandono es muy bonito y admirable, pero al mismo tiempo, tenemos que conocer lo que son las bases de la equitación, y saber identificar nuestras limitaciones ecuestres, antes de lidiar con caballos inestables e inseguros.

Creo que estarás de acuerdo conmigo si decimos que la base de la equitación es la atención constante del caballo al jinete y la capacidad del jinete de comunicar con su caballo para poder formar un binomio de dos seres que colaboran uno con otro.

Esta base tiene que estar siempre presente, pie a tierra y montados, ya sea con un caballo como con cuatro. Todos tienen que tener claro que quien pone las normas mientras se comparte el espacio somos nosotros. A los más dominantes habrá que tratarlos con más firmeza, a los más líderes habrá que negociar un poco pero ganando siempre el 55% de las acciones, y a los más sometidos o asustadizos habrá que moderar nuestras actitudes hasta que estén más confiados.

Y hablando de normas, si no tienes la guia con 15 Normas de Educación Equina, puedes descargarla aquí:

 






Preguntemos a cualquier buen jinete (repito, bueno) de competición de salto, de doma, de equitación de trabajo o doma vaquera, qué es lo que más importante en un momento crucial como darnos un recorrido de grandes alturas, hacer ejercicios de gran dificultad técnica o cerrar las vacas por el campo…. Todos dirán que la atención del caballo hacia su jinete es lo más importante.

El que está en medio de las vacas y a su caballo de repente le da la querencia, no ha cumplido bien su misión como jinete, o aún está trabajando en ello.

El que esté haciendo recorridos a 1,50 y en medio de una combinación al caballo le da la querencia hacia otro caballo, falló como jinete y tendrá que dar unos pasos atrás en las alturas de los recorridos para corregir esa falta de atención.

El que está haciendo un trote largo en competición y el caballo de repente se va porque otro le relincha, le falla la base más importante y rápidamente tendrá que trabajar en ello.

Entonces, ¿no será igual de importante trabajar su atención constante cuando entremos en un campo con dos o más caballos, que nos pueden dar patadas, morder  y pisar si no nos tienen en cuenta? ¿No es por ahí que empieza nuestra relación con el caballo? Yo pienso que sí. ¿Tu qué opinas? Las opiniones, dudas y sugerencias son siempre bienvenidas en este blog, adelante, ¡opina y deja tu mensaje o tu experiencia para que aprendamos todos!

Libro recomendado: