Solucionando pequeños problemas de los caballos trabajando por el campo

This entry is part 29 of 29 in the series Misión re-posicionamiento a caballo

Esta vez aprovechamos para solucionar problemas por el campo. Clases por el campo. Divertidas y muy productivas. Entre otras cosas, nos dimos cuenta de que algunos de los problemas que estábamos teniendo en la pista eran fruto de cómo se hacían las cosas por el campo.

Además, por el campo se pueden aprender cosas que en la pista se nos puede hacer un poco lío por tener que cuidar de muchas cosas al mismo tiempo y ahora que hemos trabajado el asiento, ya podemos empezar a trabajar a los caballos en condiciones. En el caso de Indi, decidí montarlo porque, a pesar de lo tranquilo que es, lo compraron de jovencito y hay cosas que no se las enseñaron de potro, o se ha olvidado de ellas, entre ellas poner los pies debajo (fig.5), y como consecuencia a redondear el dorso (fig.6) y… ¡salir al galope por el campo a mano izquierda! (de lo que no tenemos imágenes).

De los demás caballos no tenemos imágenes, pero hicimos trabajo de asiento con Dante y Nacho por ejemplo, y aprendimos a utilizar algunas herramientas (ejercicios) para relajar al caballo cuando tiende a retrotar.

Enseñamos a Ángeles a enseñar a Trasto la cesión a la pierna para poner los pies debajo (primero uno y luego el otro) (fig1) y alargar el paso redondeando el dorso, sobre todo en las subidas y bajadas que es donde abre más los pies (fig.2). Este trabajo le hace mucha falta porque claramente saca los pies por los lados, hunde el dorso y eso le da muchos problemas de dorso que seguramente le quitan mucha calidad de vida.

Parece que respondió muy bien, hice un vídeo de la clase (las fig1 y 2 se han sacado de ahí), y aunque yo iba montada, dando la clase y hay algún movimiento, tiene mucho jugo, puesto que se ve claramente el momento en el que, de repente, aprende a hacer el ejercicio. Explicamos para qué, como, cuándo, y un montón de cosas más. Una vez editado lo lanzaremos en forma de caso práctico en una plataforma que estamos preparando con distintos casos comentados y clases dadas que esperamos que sean de gran utilidad para el lector.

Pasamos un buen rato por la Cañada Real y paramos un ratito a la sombra para recuperarnos todos del calor (figs 3 y 7). Siempre con mucho humor, logramos acercarnos a Trasto y chocar los cinco, algo impensable hace un tiempo atrás. Trasto aguantó quieto sin huir ¡como un campeón! (durante unos segundos más de lo habitual, pero poco a poco se va haciendo todo un señor del auto-control :))

El primer día, hicimos trabajo en libertad un poco diferente,  esta vez probamos a trabajar a dos caballos al mismo tiempo (hacía mucho calor y había que ahorrar tiempo :)) e hicimos algo muy interesante. Trabajamos a dos caballos de naturaleza completamente distinta cada uno. Están acostumbrados a estar el uno con el otro y han establecido claramente la jerarquía entre ellos: Trasto híper sensible a todo, pero el líder de los dos e Indi, un chico abusón y algo testarudo al que Trasto pone en su lugar con mucha tranquilidad.

Sólo conseguí que los dos me siguieran uno de un lado y otro de otro, todo el proceso fue didáctico para los caballos y un reto para mí, puesto que de un lado tenía que ser firme, asertiva y corregir a tiempo (para Indi) y de otro tenía que ser suave, relajada y disipando miedos (para Trasto). Fue interesante observar que Indi, al sentir que Trasto no mandaba (pues asumí yo el liderazgo), aprovechaba cualquier oportunidad para recordárselo y hacerle alguna trastada). En cada imagen hay diferentes señales, reacciones, mías y de los caballos, pequeñas amenazas entre ellos que hay que sentir, ver, corregir o tener en cuenta…en fin, interesante momento de observación y estudio.

El fin de semana de 29 de Septiembre a 1 de Octubre (fecha rectificada) estaré en Madrid dando clases particulares, tanto por la pista como por el campo, a mis alumnos del Cerrillo.

Si tienes algún problema en particular, puedes contactarme por la página contacto, lo hablamos y vemos si nos podemos encontrar para solucionarlo, trayéndote el caballo o yendo yo al local donde lo tengas.

Montar potra de 3 años por primera vez, 7 días de trabajo

This entry is part 4 of 4 in the series Trabajando caballos

Ponerle la silla a un potro es lo de menos, si todo lo demás está bien hecho. Esta potra de Marta Paguina, propietaria del Centro Hípico Mas Paguina en l´ Estartit (Gerona) , con tres años, a pesar de que ya la habían tocado y dado algo de cuerda, poco se había hecho con ella a no ser lo normal en esta casa, buenas madres, buen trato, sentido común, y una vez desmamados se juntan con grupos de potros de otras edades para socializar.

Durante dos semanas, le dimos 7 sesiones que grabamos en vídeo para comprobar los resultados del trabajo de base. El primer día vimos la naturaleza de la yegua y logramos hacer un diagnóstico sobre como era la yegua analizando también lo que nos dijeron sobre ella:

Continue reading

Por mucho que queramos ser líderes, nunca seremos caballos

This entry is part 4 of 4 in the series Mi caballo se asusta

Podemos ser líderes sin tener que ser caballos. Lo explico con un ejemplo: tenemos un caballo que no respeta nuestro espacio y lo llevamos de la mano. Se asusta de un plástico y nosotros, damos importancia a ese plástico (miramos al plástico, empezamos a pensar que el caballo se va a asustar,  todo nuestro lenguaje corporal indica que algo no va bien, decimos “oh, ooooohhh, bueeeenooooooo” con un ligero tembleque en la voz….). Continue reading

Mi caballo se asusta en algunos sitios de la pista. Preguntas y respuestas

This entry is part 3 of 4 in the series Mi caballo se asusta

Este post se lo dedico a Irene, amiga, lectora, alumna a distancia, que con sus preguntas podremos ayudar a más personas que seguro que han pasado por estos pequeños “problemas” 🙂

Irene: Monique he detectado un problema. A ver te cuento. Después del trabajo a galope, los días que va más fuerte empieza a subirse de revoluciones y empieza a ver fantasmas y a asustarse. Si le digo que se deje de tonterías con un toque de fusta, pierna…todavía se sube más y todo empieza a multiplicarse.

Hago círculos y círculos e intento que pase lo más tranquilo posible y cedo cuando veo que se relaja algo, pero en cuanto vuelve a pasar, ¡otra vez! Suele ser en sitios concretos y no siempre en los mismos. A veces es a una mano, pasa un tiempo que va bien y lo hace de nuevo a la otra al cabo de los meses. Por ejemplo, hoy era a la mano izquierda, hace un mes y algo me lo hacía a mano derecha. Al final, después de mucha paciencia va bien, pero, unos cuantos sustos y “no paso por ahí porque no” me tengo que tragar 🙂

Vamos, que en vez de darle confianza me da la sensación de que se la quito.

Monique: Hay dos errores muy comunes que solemos cometer en estos casos:

1) cuando el caballo se nos ha asustado de algo, vamos directos a lo que le asusta mientras le ponemos presión

2) cuando se aleja o se da la vuelta, quitamos presión, dejamos que se vaya y  acariciamos porque el susto ya ha pasado…

Te explico lo que yo hago cuando me ocurre eso y te doy un ejemplo concreto que ocurrió el día anterior a una prueba de doma con un caballo con el que yo nunca había corirido y que hacía por lo menos 6 años que no competía. Fuimos a la pista de 20×60 para hacer la reprise para ver si acertaba los ejercicios en las letras.

Te pongo en contexto: Debido a algunos traumas que el caballo tiene en la pista de trabajo, suelo trabajarlo máximo tres veces por semana en pista y todo lo demás es campo, sierra, y trabajo de ejercicios en el plano pero sin ser en la pista. Como tengo que moderar las entradas en pista, no tenemos costumbre de trabajar los ejercicios de letra a letra, simplemente trabajo la atención a las ayudas al nivel que el caballo me va dejando pedir, para aplicar cuando las necesite después en la pista. Surgió la oportunidad de correr una prueba y la aproveché con el objetivo de relajar al caballo dentro de la pista y contribuir a que el trabajo en pista sea cada vez más agradable para él.

Ese día habían puesto el cuadrilongo desmontado al lado de una caseta de juez. Todo fue bien hasta que me tocó paso-galope en E a la izquierda y pasé por la caseta. Había pasado ya a la otra mano, pero no a la izquierda ni al galope. Pasé, se puso tenso y se me fue asustado queriendo irse al otro lado de la pista. En otro momento quizás no me hubiese importado tanto, pero al día siguiente tenía que hacer la prueba y sé que ese caballo recuerda sus “propios sustos” como nadie, así que no pintaba nada bien para el día siguiente pues al pasar de nuevo dos veces haciendo ver que no pasaba nada, tuve el mismo resultado. Cuando los sustos son pequeños mientras estamos trabajando por el campo o en la pista, no debemos darle importancia a cosas puntuales, pero cuando los sustos son recurrentes, hay algo que no funciona en nuestra comunicación y eso puede provocar daños a largo plazo.

Primera reacción (soy humana y no hay nada mejor que tener una prueba al día siguiente para estropear nuestra “paz interior” si algo no sale como estaba calculado ): “#@€¬#@#€¬¬#@”.  Medio segundo más tarde, “nop, así se acordará del susto como algo malo“. Lo puse al trote, volví preparada, me acerqué y lo puse en círculo. Relajé todo lo que pude en el momento de pasar (relajé al máximo la mano, dejé la pierna relajada sin ningún tipo de presión) y una vez pasé por el sitio, puse presión con la pierna dando pequeños toques con la pierna a cada paso durante todo el círculo hasta llegar cerca de la caseta y relajé del todo otra vez. No pasó cerca, ni por la pista y se asustó apartándose un poco pero mi objetivo era sólo mantener la dirección del círculo y que entendiese: caseta-relajación, lejos de caseta-presión.

Después de pasar, otra vez presión-presión-presión durante el resto del círculo. Al pasar de nuevo, relajar-relajar. Fueron tres o cuatro círculos para que el caballo entendiera lo que estábamos haciendo y entendió que pasar por la caseta era relax por mi parte. No hice más. Volví a pedir galope como si nada hubiese pasado y pasé por la caseta para seguir la reprise. Se asustó, aunque ya mucho menos y volví a repetir dos círculos al trote (en el caso de este caballo le facilito el trabajo al trote porque le es más cómodo que al galope) y lo entendió de nuevo. Luego pasé al galope una vez, no se asustó, lo acaricié mucho, riendas largas por la línea central y a casa.

Esperaba que no lo hiciera al día siguiente. Aunque no estuviese el cuadrilongo desmontado allí, él podría tener la misma reacción de susto en ese lugar si le hubiese estresado yo ese día. Según experiencia, los caballos tienen tendencia a recordar más el estrés en general ante un objeto o sitio concreto, que el objeto en sí que los asustó. Eso es lo que me dice mi intuición y en eso se basa el método que utilizo para estas situaciones.

El día de la prueba monté como si nunca hubiese pasado nada. Ni se inmutó al pasar al galope a esa mano. Se ganó una caricia al pasar por la caseta en medio de la prueba que seguramente sólo él y yo entendimos.

Y así, con cada caballo, tenemos nuestros secretos ;).

Si lo analizamos un poco más, pasé por todos los capítulos del libro para esta situación en concreto:

  1. Hago un diagnóstico de la situación emocional del caballo y del tipo de caballo que tengo entre manos: entiendo que ese caballo se acuerda de cualquier situación de estrés que yo le pueda provocar y eso le crea bloqueos muy difíciles de quitar a largo plazo, es un caballo dominante y no le gusta que le digan lo que tiene que hacer, le gusta que se lo pidan “por favor” y que de alguna forma le hagan entender qué es lo que saca él de todo el proceso.
  2. Detecto las señales que el caballo demuestra: noto la tensión y el caballo huye de algo que no es una amenaza real.
  3. Gestiono mis emociones: me enfado pero acto seguido se me pasa, consciente de que mi reacción estresa más al caballo.
  4. Disipo las tensiones: utilizo una herramienta de trabajo para disipar la tensión en el caballo.
  5. Creo costumbres: repito hasta que entiende y se forma la asociación de las ayudas concretas por parte del jinete-respuesta deseada por parte del caballo

Como no tenía más días para asegurarme de que todo iría bien,  puedo añadir humildemente un paso 6: rezo para que lo haya entendido y lo mantenga a largo plazo (😂)  y mantenemos el secreto con una caricia cuando responde de forma tranquila en el momento más crítico.

Espero que este ejemplo te ayude

Irene: Pues sí que me ayuda. Como sospechaba, estoy generando yo el estrés (para variar 🙂 ). Yo aflojo cuando ya no hace absolutamente nada pero cuando lo ha hecho y vuelvo a pasar, lo que hago es apretar en plan “hazme caso a mí y no a lo que te asusta” pero claro he visto que no funciona porque sigue con los sustos y encima se me sube de revoluciones escalando en sus reacciones y en vez de ser más flojas son más fuertes

Lo del autocontrol  lo llevo mejor, porque si tengo reacciones estresantes luego me siento culpable y no me ayuda mucho.

Monique: Hacer que te atienda no puede provocarle más estrés. El concepto está bien pero mal aplicado. Sólo es efectivo si se hace en el momento justo y sin ninguna emoción de enfado o frustración por nuestra parte.

Irene: Está claro, a mí no me funciona

Monique: Si se le llama la atención con la pierna o la fusta, debe ser hecho a modo de corrección,  justo en el momento y en determinadas situaciones, no a cada susto. Si fallas en el momento y la situación, provoca más estrés que otra cosa.

Creo que te ayudará más hacerlo de la manera que te propongo, aunque no acabes  la sesión exactamente de la forma que habías planificado para ese día y establezcas la prioridad de que aprenda  a distinguir entre  cuando pones presión y cuando relajas.

Hacerles entender eso puede tardar pero acabas comunicando de otra forma y creo que más eficaz. Pasar por el sitio, relax por tu parte, alejarse, presión por tu parte. Sólo para que entienda que ese sitio no es una amenaza.

Luego podrá asustarse en otros sitios, pero tú ya habrás desarrollado un lenguaje con él y a la larga, cuando vea algo que le haga creer que es una amenaza para él y sienta que tú te relajas de repente, es porque ahí no pasa nada y aprenderá a auto controlarse.  Es como si fuera una contraseña que utilizamos cuando él se estresa.

Irene: Pues de verás lo probaré. No es inmediato dices ¿no?

Monique: Puede tardar unas sesiones… Claro que debes buscar el equilibrio, ¡él no puede quedarse con la impresión de que solo te relajas en ese lugar y todos los demás son estresantes!  Así que ese trabajo debe ser puntual, corto pero con la intención muy clara.

No sé cuánto tarda, todo depende de ese “idioma” que creáis entre vosotros. Si lo entendéis los dos, cada vez será más rápido. Lo bueno que tiene es que aunque puede tardar un poco, funciona muy bien a largo plazo.

Irene: Bueno a ver si soy capaz

Monique: Claro que serás capaz, si no es a la primera, a la segunda, y si no a la tercera y tienes que aprender a relajarte de forma consciente fuera del caballo para que luego te sea más fácil.

Irene: ¿Relajación? ¿Qué es eso? Jaja ese es otro problema, que muchas veces llego yo un poco pasada de revoluciones y ayer era un día de esos…

Te paso un vídeo de un día que también me pasó pero creo que en ese vídeo estaba con algún exceso de energía.

(Sacamos las imágenes de arriba del vídeo que me mandó Irene sobre el que comento los errores que se cometen)

Monique: Creo que tanto en el caso que me cuentas como en el caso del vídeo, es un poco de exceso de energía, y contra el exceso poco se puede hacer: Se baja lo que sobra de energía antes y se trabaja en este sentido que te cuento para reforzar el lenguaje entre los dos. De todas maneras, se está asustando de la cinta blanca que con el aire se mueve, a veces sí y a veces no. Es sólo para que sepas de lo que se asusta porque el objeto en sí, si no es peligroso, debemos enfocarnos en cómo hacer que se relaje cuando pasa por el objeto en cuestión sin darle importancia al objeto en sí.

Cuando el caballo está en un nivel de tensión emocional constante (sea por la razón que sea y en este caso es por exceso de comida y falta de relajación por tu parte en los momentos adecuados), siente menos nuestras ayudas y órdenes porque tiene la atención puesta en todo lo demás. Recuerda, es un animal vulnerable para los depredadores, y cuando el cuerpo está en tensión, hay inseguridad y eso activa su instinto de huida.  En el fondo no es un problema, es algo natural en caballos.

Irene: Bueno, pues tendré que ver como expresarme mejor, porque intento hacer de todo contra el exceso: lo suelto, lo trabajo a la cuerda, controlo lo que come…

Monique: No hay nada como el trabajo diario para ese exceso y, sí, debes mejorar la forma de expresarte. Esa es la parte que tú debes cumplir para que el binomio funcione 😉

Es por esta razón que cuanto más enérgicos y sensibles de naturaleza, mejor monta y trato requieren por nuestra parte porque tienden a estar física y emocionalmente siempre alerta. La línea entre alerta constante y tensión emocional constante es muy fina y quien la rompe, normalmente somos nosotros con nuestras reacciones impulsivas o fuera de tiempo. Los caballos de competición buenos, suelen ser caballos muy atentos y a veces son muy o demasiado reactivos, no sólo a nuestras ayudas y movimientos, sino también a lo que les rodea y deben tener este tipo de lenguaje muy bien establecido con su jinete para evitar problemas. De otro modo tendremos caballos pasados de vueltas dentro o fuera de las pistas de competición.

Aprenderás mucho haciendo esto pero tienes que dejar que se cometan los errores y aprender de ellos sin sentirte culpable, que te conozco y cuando te equivocas te cuesta. Si no, no avanzas. Y cuanto más culpable te sientes cada vez que cometes un error,  más pospones esa buena comunicación con tu caballo 😉 Espero tu siguiente vídeo con tus deberes.