Ayuda! Cuanto más ayudas doy al caballo, menos responde!

Aside

This entry is part 30 of 30 in the series Misión re-posicionamiento a caballo

A caballo Menos es Más…

Supongo que ya habré dicho alguna vez que me gusta mi trabajo…

Un fin de semana más de curso y unos días más de satisfacción de haber cumplido mi deber. Las sonrisas en la cara de un jinete al que estamos ayudando cuando de repente se hace un “clic” y la ola de auto-confianza que ese clic produce en ese jinete provoca una sensación en él mismo y los demás que están asistiendo, que no tiene precio.

Es muy difícil cambiar cuando tenemos vicios adquiridos, cuando tenemos ideas mezcladas, cuando siempre nos han dicho que debemos hacer mucho para que un caballo reaccione. Hace falta ese clic para empezar a ver que realmente se puede confiar en que haciendo menos podemos provocar una respuesta mucho más positiva en el caballo.

El caballo es sensible. No hay ninguna duda de eso. Cuando se bloquea emocionalmente, parece que se vuelve insensible. Cuando nosotros actuamos en exceso, nos volvemos insensibles nosotros y bloqueamos al caballo emocionalmente que luego nos bloquea a nosotros…¿Te suena? A mí sí.

Para solucionar un problema de, le llamaremos “bloqueo del binomio”, tenemos dos opciones:

  • Desbloquear al caballo primero para que el jinete sienta que el caballo está desbloqueado, se desbloquee él también y pueda aprender a utilizar la herramienta necesaria para desbloquear al caballo en el futuro.
  • Desbloquear al jinete primero y luego desbloquear al caballo. Cuando somos nosotros, debemos tener alguna experiencia para poder disociarnos del problema (si no te has leído el libro, te recomiendo el capítulo tres donde hablamos de esto) y actuar sobre el bloqueo del caballo. Cuando son otros jinetes que están bloqueados la cosa puede ser un poco más complicada y demorada.

Cuando desbloqueamos al caballo, en la mayoría de casos necesitamos  aplicar pequeñas correcciones en el momento oportuno, de forma eficaz y las repeticiones necesarias hasta que el bloqueo desaparezca.

Para desbloquear al jinete, necesitamos que éste sepa y tenga confianza en que es posible hacerlo de forma diferente de la que ha estado haciendo hasta ahora sin grandes resultados.  Es necesario que se vuelva consciente de su error, lo acepte y se predisponga a cambiar. Precisamente la misión de Equierrores 🙂

A veces es necesario que alguien se monte para demostrarlo. Y este fin de semana ha sido el caso. Así lo hemos hecho. Jinetes y caballos desbloqueados emocionalmente, hemos podido avanzar en nuestro trabajo de asiento y trabajo físico de los caballos. Y la sonrisa de quienes lograron solucionar sus problemas fue para mí una de las grandes alegrías del fin de semana (junto con la nieve que hacía mucho que no veía :)).

Este fin de semana hemos tratado de varias cosas:

  • Vimos los avances de los alumnos habituales como resultado de sus deberes
  • Solucionamos un problema de querencia de un caballo que se plantaba al salir de casa
  • Seguimos trabajando el asiento con quienes tenían deberes
  • Empezamos a trabajar en el asiento de los alumnos nuevos, dejando deberes para el próximo curso (¡que será en breve!)

(pincha en las imágenes para verlas mejor)

Indi ha mejorado muchísimo!

En la imagen vemos al caballo Norton, un cielo de caballo, ya mayor pero con muy buena salud, sociable y muy muy buena cabeza, que llevaba meses en un bloqueo con su dueña en el momento de ir por caminos que no lleven a casa…

Identificamos el momento justo en el que el caballo se bloqueaba y logramos darle la seguridad y la comodidad necesaria una vez tomó la decisión adecuada.

El tacto de Virginia ayudó mucho a que aprendiera a identificar el momento de suavizar la mano para que todo fuera seguido y también logró el mismo resultado con Norton.

A Trasto le viene de fábula esto de hacer un poco menos y más eficaz

Tiempo para hacer el ganso hay siempre en los cursos 🙂 Las risas y buen ambiente son ya una tradición 🙂

Muchas gracias al Centro Hípico El Cerrillo por la hospitalidad!¡En breve daremos noticias del próximo curso!!

¡Ayuda! Cómo corregir la actitud de tu caballo

Queremos tener un caballo educado y para ello debemos empezar desde su edad más temprana y buscar siempre una respuesta a nuestras peticiones. Puede ser buena o mala, pero debe haber una respuesta para poder transmitir al caballo si era lo que esperábamos de él o no. Si lo es, premiamos y relajamos para que se dé cuenta de que ha hecho algo positivo.

Si la respuesta es negativa (no reacciona, se resiste o se defiende), debemos corregir. Sí, tenemos que hacerlo porque si no, el caballo no sabrá que su respuesta no era la que se espera de él mientras está con nosotros. Si ignoramos una coz a lo lejos, una invasión en nuestro espacio no deseada, una reacción defensiva a una ayuda,  estamos ignorando una actitud que para nosotros es peligrosa y para ellos es algo natural. No se dan cuenta de que para nosotros es peligroso. Es instintivo. Y sus defensas nos pueden matar. Así de simple.

Nosotros somos los responsables de enseñarles lo que deben y no deben hacer mientras están con nosotros. Y si cada vez que se le pide algo le permitimos reaccionar de forma negativa e ignoramos dicha actitud, estamos transformando un caballo normal en uno peligroso. Este cambio se produce rápidamente y cuando nos damos cuenta a veces ya es tarde…

Generalmente me encuentro con cinco problemas principales, muy típicos y que se comenten demasiadas veces a la hora de corregir a nuestros caballos, seres puramente instintivos y con una memoria tremenda:

  1. Presión inadecuada al tipo de caballo
  2. No saber corregir utilizando nuestro lenguaje corporal
  3. Nuestras emociones en el momento de corregir
  4. Seguir corrigiendo cuando ya hemos tenido la respuesta que buscábamos
  5. Nos da miedo volver a pedir por si no sale bien

Ahora un poco más en detalle.

1- Excesiva presión para el tipo de caballo, carácter, educación o medio en el que se encuentra

A los caballos hay que pedirles con la presión suficiente para que respondan, y no más de lo que están capacitados a dar en ese momento. Si no tenemos muy muy claras las señales de tensión en el caballo, no sabremos distinguir el momento en el que debemos dejar de pedir o pedir un poco más. De igual forma, si no sabemos distinguir claramente las señales de relajación durante un proceso de “tensión-relajación”, cuando pidamos no lograremos adecuar nunca la presión al momento y al tipo de caballo que tenemos. Y si no sabemos identificar el momento exacto en que el caballo empieza a responder, nunca sabremos transmitir al caballo que va por el camino correcto.

Si tienes dudas en este punto, por favor, deja tu comentario. Porque es muy muy importante que todos los jinetes tengamos muy muy claro este punto. Si no lo tienes, para mí es importante saberlo, puesto que me encantaría ayudarte a ver estos momentos.

2- No saber cómo corregir utilizando nuestro lenguaje corporal

Los caballos no entienden palabras. Las acaban por asociar a gestos o ruidos que hagamos, pero no entienden las palabras en sí. Lo que sí entienden son nuestros gestos,  la tensión o relajación que llevamos en nuestro cuerpo y la intención que mostramos al pedir algo o dejar de pedir. Si nuestra voz le dice: “¡Para atrás! y nuestro cuerpo se arruga con miedo de pedir, o nuestro cuerpo le transmite una tensión tan grande que transmite amenaza al caballo, los confundiremos cada vez que les corrijamos y los volveremos inestables. Otro proceso que no tarda mucho en instalarse en su cabeza.

De nuevo es un punto muy importante para que dejes un comentario sobre lo que creas que puedes cambiar en tu forma de transmitir las cosas, y es por esto que pido muchas veces que me mandes vídeos mientras le pides las cosas para que pueda ver exactamente qué es lo que tu cuerpo le está transmitiendo, aunque sepas perfectamente que no es lo que debes transmitir. (Nuestro lenguaje corporal es un poco inconsciente, y si tomamos consciencia de lo que estamos haciendo, podemos modificar los mensajes que transmitimos. Una herramienta muy potente para trabajar con estos animales…

3- La emoción que nos provoca el hecho de tener que corregir a nuestro caballo

Hay que corregir, no condenar ni juzgar. Mientras no tengamos esto muy muy claro en nuestra cabeza, no tenemos derecho a pedir cosas a nuestros caballos, ellos aprenden de nosotros, y nosotros somos los que tenemos el uso de la razón para enseñarles lo que están haciendo mal.

Es un mal muy común hoy en día, se espera de los niños, los potros, los cachorros que sepan comportarse siempre y solucionar los conflictos, y si no saben hacerlo se les corrige cargados de emociones negativas o entonces se les deja hacer para evitar “represalias” de alguien o pesos en la consciencia. El problema es que no sabrán cómo afrontar las equivocaciones si como respuesta obtienen un ataque de ira, o entonces, si no se les corrige, entenderán que pueden hacer lo que les vaya en gana y se volverán tremendamente inestables y peligrosos.

Volviendo al tema caballos, hay muchas formas de decir que no a un caballo, y hay que encontrar la adecuada para pasar el mensaje claro y firme, sin mezclar nuestras emociones. Si queremos transmitir a un caballo que debe irse pero no se va o responde con una coz y tenemos miedo de corregir (nótese la emoción negativa “miedo”) nuestro cuerpo nos delata y el caballo lo percibe como una inseguridad por nuestra parte. Cualquier inseguridad es considerada una amenaza por el caballo.

Una vez más, deja tu comentario sobre este punto para que lo ampliemos si tienes dificultad sobre esta materia.

4- Quedarnos (emocionalmente) en el momento de la corrección aun cuando el caballo ya ha respondido de forma adecuada

¿Corregimos y seguimos corrigiendo? ¿Para qué vivir en el pasado? Si hemos corregido y el caballo ha respondido, relajémonos y dejemos que el caballo procese lo que acaba de aprender. Si seguimos corrigiendo, la presión será excesiva y el caballo, además de no aprender, puede tener una respuesta agresiva, y al poco tiempo puede quedar completamente reprimido o inestable. Un peligro de todas formas.

¿Tienes miedo de que vuelva a hacer lo mismo? Pasa al punto siguiente, porque ahí tu miedo es a la nueva corrección…

5- No volvemos a pedir por miedo a tener otra vez la respuesta no deseada y tener que corregir de nuevo

Si a un niño hay que decirle mil veces a lo largo de los años que se lave los dientes después de comer. ¿Dejaremos de corregirlo cada vez que no vaya directo a lavarse los dientes? No creo. Hay que asumirlo, el aprendizaje demora tiempo. Como dicen los americanos: “Live with it”. Vive con ello. En otras palabras, hay que aguantarse. El niño no tiene culpa. Es un niño y está aprendiendo.

El caballo no tiene la culpa de equivocarse. Hay que corregir, esperar respuesta, insistir y corregir de nuevo si no la hay o hay una defensa, y si responde, relajar y dejar que se equivoque de nuevo. ¿Es un pesado y hace siempre lo mismo? Toca aguantarse. Es lo que hay y nosotros no dejamos de ser responsables por ser más pesado. Si tenemos en cuenta estos cinco puntos, en muy poco tiempo, el caballo habrá aprendido lecciones muy duraderas de nosotros….Mucho más rápido de lo que esperamos 🙂

¡¡No olvides dejar todos tus comentarios y todo lo que se te ocurra para que aprendamos todos!!

Efectos del trabajo pie a tierra y de la confianza con mi caballo. Vídeo sobre el trabajo y opinión veterinaria

This entry is part 15 of 15 in the series ¡Ayuda!

 

“Hola Monique,

Tu yo sabemos del grandísimo avance que ha tenido Trasto en su confianza hacia las personas, te cuento la situación vivida el sábado.

Volvíamos de paseo a la hípica y ya en el aparcamiento me quedé charlando con un amigo. El caballo suele irse hacia atrás para mantener distancia, pero esta vez no lo hizo puesto que le conoce. Nos quedamos charlando un ratito y mi amigo seguía acariciándole la cara, en un momento dado, le sujetó un poco el mosquero y el caballo reaccionó echando la cabeza hacia atrás. Resultado: se le sale la cabezada y se le queda colgando de la boca con el hierro. Ante lo inusual de la situación empezó a ponerse nervioso y a moverse dando vueltas (no los giros rápidos que suele dar, afortunadamente).

En ese momento mi pensamiento fue “¿y ahora cómo me bajo? Porque esto irá a más”. Lo primero que me vino a la mente fue sacar los estribos de los pies y saltar, pero francamente me imaginé cayendo de culo a los pies de mi  caballo mientras se asustaba todavía más. Por instinto decidí agarrarme a un gran mechón de crin y empezar a tranquilizarlo.  ¡Magia!, a los cinco segundos el caballo quedó parado y me bajé normalmente.

Excepto las personas que lo vieron y tú que le conoces, creo que nadie imagina realmente lo que ha supuesto esta reacción en este caballo. Gracias.”

Estos mensajes transforman todas mis dudas e inquietudes en motivos para continuar con lo que estoy haciendo: ayudar a las personas con sus caballos, mejorar la comunicación entre jinetes y caballos.

La misión de Equierrores es ayudar a que todos podamos disfrutar de la equitación sin importar disciplina ni nivel. ¿Cómo lo conseguimos? mejorando la comunicación con nuestros caballos y sensibilizando a los jinetes de que cualquier falta de entendimiento o conflicto con nuestro caballo, es una oportunidad para demostrar nuestra capacidad para ser sus líderes. No basta con la inteligencia y el razonamiento, necesitamos la capacidad de interpretar lo que el caballo nos transmite, escuchándolo y sintiéndolo.

En el caso de Trasto y su propietaria Ángeles, estamos haciendo un trabajo de gestión de conflictos a nivel emocional para conseguir un caballo equilibrado. Al trabajar con ejercicios específicos para mejorar su musculatura y movimientos tanto pie a tierra como montado también estamos consiguiendo acabar de establecer el equilibrio emocional en este caballo (tan fino de carácter).

En el siguiente video veremos la opinión de su veterinario Carlos Murube y un resumen del trabajo y los avances conseguidos con Trasto. Esperamos te sea útil. Puedes dejar tu opinión en los comentarios 😉

Solucionando pequeños problemas de los caballos trabajando por el campo

This entry is part 29 of 30 in the series Misión re-posicionamiento a caballo

Esta vez aprovechamos para solucionar problemas por el campo. Clases por el campo. Divertidas y muy productivas. Entre otras cosas, nos dimos cuenta de que algunos de los problemas que estábamos teniendo en la pista eran fruto de cómo se hacían las cosas por el campo.

Además, por el campo se pueden aprender cosas que en la pista se nos puede hacer un poco lío por tener que cuidar de muchas cosas al mismo tiempo y ahora que hemos trabajado el asiento, ya podemos empezar a trabajar a los caballos en condiciones. En el caso de Indi, decidí montarlo porque, a pesar de lo tranquilo que es, lo compraron de jovencito y hay cosas que no se las enseñaron de potro, o se ha olvidado de ellas, entre ellas poner los pies debajo (fig.5), y como consecuencia a redondear el dorso (fig.6) y… ¡salir al galope por el campo a mano izquierda! (de lo que no tenemos imágenes).

De los demás caballos no tenemos imágenes, pero hicimos trabajo de asiento con Dante y Nacho por ejemplo, y aprendimos a utilizar algunas herramientas (ejercicios) para relajar al caballo cuando tiende a retrotar.

Enseñamos a Ángeles a enseñar a Trasto la cesión a la pierna para poner los pies debajo (primero uno y luego el otro) (fig1) y alargar el paso redondeando el dorso, sobre todo en las subidas y bajadas que es donde abre más los pies (fig.2). Este trabajo le hace mucha falta porque claramente saca los pies por los lados, hunde el dorso y eso le da muchos problemas de dorso que seguramente le quitan mucha calidad de vida.

Parece que respondió muy bien, hice un vídeo de la clase (las fig1 y 2 se han sacado de ahí), y aunque yo iba montada, dando la clase y hay algún movimiento, tiene mucho jugo, puesto que se ve claramente el momento en el que, de repente, aprende a hacer el ejercicio. Explicamos para qué, como, cuándo, y un montón de cosas más. Una vez editado lo lanzaremos en forma de caso práctico en una plataforma que estamos preparando con distintos casos comentados y clases dadas que esperamos que sean de gran utilidad para el lector.

Pasamos un buen rato por la Cañada Real y paramos un ratito a la sombra para recuperarnos todos del calor (figs 3 y 7). Siempre con mucho humor, logramos acercarnos a Trasto y chocar los cinco, algo impensable hace un tiempo atrás. Trasto aguantó quieto sin huir ¡como un campeón! (durante unos segundos más de lo habitual, pero poco a poco se va haciendo todo un señor del auto-control :))

El primer día, hicimos trabajo en libertad un poco diferente,  esta vez probamos a trabajar a dos caballos al mismo tiempo (hacía mucho calor y había que ahorrar tiempo :)) e hicimos algo muy interesante. Trabajamos a dos caballos de naturaleza completamente distinta cada uno. Están acostumbrados a estar el uno con el otro y han establecido claramente la jerarquía entre ellos: Trasto híper sensible a todo, pero el líder de los dos e Indi, un chico abusón y algo testarudo al que Trasto pone en su lugar con mucha tranquilidad.

Sólo conseguí que los dos me siguieran uno de un lado y otro de otro, todo el proceso fue didáctico para los caballos y un reto para mí, puesto que de un lado tenía que ser firme, asertiva y corregir a tiempo (para Indi) y de otro tenía que ser suave, relajada y disipando miedos (para Trasto). Fue interesante observar que Indi, al sentir que Trasto no mandaba (pues asumí yo el liderazgo), aprovechaba cualquier oportunidad para recordárselo y hacerle alguna trastada). En cada imagen hay diferentes señales, reacciones, mías y de los caballos, pequeñas amenazas entre ellos que hay que sentir, ver, corregir o tener en cuenta…en fin, interesante momento de observación y estudio.

El fin de semana de 29 de Septiembre a 1 de Octubre (fecha rectificada) estaré en Madrid dando clases particulares, tanto por la pista como por el campo, a mis alumnos del Cerrillo.

Si tienes algún problema en particular, puedes contactarme por la página contacto, lo hablamos y vemos si nos podemos encontrar para solucionarlo, trayéndote el caballo o yendo yo al local donde lo tengas.