Preguntas y respuestas ¿Existen los cólicos de primavera? Entrevista a la veterinaria

This entry is part 6 of 7 in the series Preguntas y respuestas

Nos han preguntado si existen los cólicos de primavera y hemos decidido hablar con la veterinaria Marjolein vd Horst, que nos ha respondido a algunas de las preguntas más frecuentes que los propietarios suelen hacer en relación a esta materia:

Equierrores: Marjolein ¿Qué debemos saber acerca de los cólicos primaverales?

Marjolein: Más que cólicos de primavera debemos hablar de cólicos en general y cuales son los factores ambientales que podemos intentar controlar para prevenirlos.

Antes de nada tendríamos que definir el término cólico: cólico se define como la manifestación de dolor abdominal. Es decir, también podemos tener dolor en órganos que no sean el tracto gastrointestinal como por ejemplo: una obstrucción de vías urinarias, una hepatitis,…

En este apartado lo dedicaremos a dolor de origen gastrointestinal que sería el más frecuente en caballos.

E: Sabemos que su origen en multifactorial y los hay de diferentes tipos, pero ¿por qué ocurren?

M: El sistema gastrointestinal del caballo es muy delicado. Consta de un estómago que en un caballo adulto es relativamente pequeño respecto al tamaño del animal y respecto a la cantidad de forraje consumido, intestino delgado de unos 25m aproximadamente, intestino grueso con enorme capacidad, ciego con una capacidad aproximada de unos 30 litros, colon y recto. Cada segmento de este sistema tiene su función y el global de intestinos están vascularizados por vasos que llegan a través de una especie de “red” llamada mesenterio y están bañados por líquido peritoneal. Todo dentro de la cavidad abdominal limitada por el peritoneo.

El caballo muestra frecuentemente cólicos, en parte porque tiene poca tolerancia al dolor. Cualquier causa que obstruya o altere el tránsito intestinal o el riego sanguíneo puede provocar un cólico. Dentro de esas causas podemos mencionar:

  • impactación o acumulación de comida  en el estómago y resto del tracto intestinal
  • acúmulo de gas en intestino, ciego  o colon
  • aumento de la motilidad intestinal, espasmos intestinales
  • úlceras,….
  • peritonitis

E: ¿Qué situaciones son las que pueden provocar estas causas?

M: ¡Muchísimas! Fíjate:

  • con parasitosis: los parásitos, aparte de provocar una imagen pobre del caballo, es decir, mala calidad del pelo, barrigón, pérdida de peso,…pueden provocar obstrucciones si se acumulan en zonas determinadas del tracto digestivo y provocar impactaciones
  • deshidratación, falta de ingesta de agua: el contenido intestinal se seca y predispone a impactaciones
  • cuando un caballo come arena, se acumula en el tracto digestivo por lo que aumentará la motilidad para intentar expulsarlo además de que irritará la mucosa intestinal.
  • cambios bruscos en la dieta, ya sea de tipo de comida, horario,…esto afectará por ejemplo a las fermentaciones y podemos tener acumulación de gas provocando distensión intestinal
  • estrés, predispone a úlceras gástricas
  • boca del caballo en mal estado (puntas, ganchos, muelas rotas,…todo esto afecta a la masticación y a la forma en que el bolo alimenticio llega el estómago para seguir con la digestión)
  • administración excesiva de antinfamatorios de tipo no esteroideos (por ejemplo la fenilbutazona, usada de forma muy común en problemas musculoesqueléticos) puede conllevar a úlceras gástricas o úlceras de colon
  • infecciones bacterianas o alteraciones de la flora intestinal, por ejemplo el uso de ciertos antibióticos
  • vicios tipo tragar aire, o comer muy rápido

E: ¿Cómo distinguimos que se está produciendo un cólico?

M: Tenemos que diferenciar primero que puede haber tres maneras de  manifestar el dolor: aguda, recurrente o crónica.

Los principales síntomas son:

  • se dejan la comida y no quieren comer
  • no han estercolado, o tiene diarrea
  • inquietos
  • se miran el abdomen
  • rascan con las manos
  • dan patadas hacia el abdomen con los posteriores
  • se echan al suelo bruscamente y se levantan
  • se revuelcan
  • posturas “antiálgicas”: posturas para aliviar el dolor como adelantando las manos
  • rechinan dientes
  • sudoraciones,…

No todos estos síntomas se presentan a la vez ni todos los cólicos se manifiestan igual ni con la misma intensidad pero en caso de observarse cualquiera de ellos hay que estar alerta, observar, no obligar al caballo a comer y llamar al veterinario

E: ¿Consecuencias que puede tener?

M: Detectar un cólico en sus primeras fases es esencial. Instaurar el tratamiento adecuado lo antes posible puede salvar muchos casos de intervenciones quirúrgicas e incluso de la muerte. El cólico es la primera causa de mortalidad en caballos. No es una condición con la que jugar o dar la opción de “igual en unas horas el caballo estará mejor”.  Automedicar al caballo es un gran error porque puede ser tarde para salvarle la vida.

E: ¿Qué medidas de prevención podemos tomar para ahorrarnos el coste de la visita de una urgencia veterinaria?

M: Más que ahorrarse el coste de la visita de urgencia estamos hablando de ahorrarles sufrimientos e incluso salvarles la vida.

Evidentemente aún haciéndolo todo bien y minimizando todos los factores posibles, el caballo puede padecer un cólico.

Podemos tener estas medidas preventivas:

  • control de la dieta (cantidad – calidad), no hacer cambios bruscos y mantener una rutina alimentaria
  • tener agua a libre disposición
  • ejercicio frecuente, acceso a paddocks, pastos,…
  • plan de desparasitación correcto y supervisado por el veterinario
  • revisión periódica de la boca (anualmente)
  • minimizar situaciones de estrés
  • control de vicios como tragar aire, controlar que no coman arena
  • estar muy alerta con cambios bruscos de temperatura, (temperaturas muy altas se pueden deshidratar, temperaturas muy bajas pueden dejar de beber porque el agua es muy fría o porque esta congelada)

E: ¿Qué síntomas son los primeros que veremos en el caballo?

MUno de los primeros síntomas, o diría que el primero, es que dejan de comer; además veremos que se miran la barriga, apatía, están tumbados, o se tumban y se levantan varias veces, rascan……

E: Cuando llamamos al veterinario ¿qué información debemos tener a mano para ahorrar tiempo?

M: Para nosotros es importante saber distinguir si se trata de un cólico o de otro tipo de patología. Así sabemos con qué rapidez tenemos que llegar y qué instrucciones dar.

La información que necesitamos para eso seria:

  • si tiene fiebre.
  • cuando ha comido por última vez y qué es lo último que ha comido
  • Si ha estercolado con normalidad y cuando ha sido la última vez
  • Los síntomas o signos de dolor ¿son violentos?
  • Si se ha medicado con algún analgésico
  • Y en caso de saber el pulso cardíaco, que frecuencia cardíaca tiene 

¿Se te ocurren dudas sobre los cólicos? ¿Tu caballo ha pasado por alguno y nos quieres contar la experiencia? Sabemos que es complicado, sabemos que nos duele a nosotros cuando nuestro caballo está en apuros, y desgraciadamente también sabemos lo que es perder a nuestro caballo debido a un cólico, por eso, te entendemos y si nos dejas un comentario con tu experiencia, será muy bienvenido 🙂

Acuérdate de marcar todas esas casillas para recibir notificaciones de los comentarios de los demás, y si no tienes la Guía, pues ya sabes, toca descargarla 🙂

Comparte esta entrevista si te ha parecido interesante y recuerda, la veterinaria Marjolein van der Horst, opera por la zona de Gerona, Barcelona y suele bajar a Valencia. Su teléfono es 0034630954339. Pincha aquí para ver el currículum.

 

Series Navigation<< Mi caballo bosteza una y otra vez cuando no le dejo hacer algo o le impongo límites.Nelson Pessoa, jinete olímpico brasileño, responde a Equierrores >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *